Buscar
x Cerrar
Entretenimiento Guía Playboy Chicas Galerias Sexo y Erotismo Playboy se lee
x
PUBLICIDAD

¿Por qué Croacia sí y México no?

Selección-mexicana-croacia-derrota-brasil
PUBLICIDAD

“Tenemos jugadores fenomenales, desde arqueros hasta atacantes. No debemos tenerle miedo a Argentina, somos mejores que ellos. Excepto Messi”

Mateo Kovacic, seleccionado croata.

Cupido es el hijo de Venus, la diosa del amor y la fertilidad, y de Marte, dios de la guerra. Eso fue Croacia, el “Cupido” de Rusia 2018. La escuadra que enamoró y flechó a todos aquellos que saben apreciar lo que significa el talento combinado con el insaciable deseo de seducir y combatir con la pelota.

Y aunque en la lluviosa ceremonia de clausura no fue Modric, sino el guardameta francés Lloris quien levantó el codiciado cetro ante la seria mirada de Putin, resguardad bajo un elegante paraguas, millones de corazones repartidos en el mundo entero no dejábamos de maravillarnos ante los balcánicos que lucían cabizbajos tras la batalla perdida.

Francia era la flamante campeona del mundo, pero moralmente Croacia fue quien arrebató el honorable título de conquista. Si Rusia 2018 hubiera sido una disputa por traspasar fronteras con corceles y espadas de acero, los croatas habrían construido en treinta días, un temible e impenetrable imperio.

Croacia llevó a sus guerreros a insospechadas zonas donde el umbral del dolor no tenía hasta ese momento registro alguno. Las piernas les alcanzaron para recorrer kilómetros enteros engalanando la palabra sacrificio. Con un gallardo y valioso segundo lugar, Croacia se convirtió en el equipo de moda y con el paso de los días, en el proyecto ejemplar que deben seguir todas aquellas selecciones que no han ganado nada a lo largo de la historia.

“¡Pero cómo es posible que un país tan pequeño haya logrado tanto!”. “¿Por qué México no puede emular lo que hizo Croacia si nosotros tenemos más de 120 millones de habitantes?”. Fueron algunas frases constantes que escuché al término de Rusia. La cruda posmundialista puso reflexivos a muchos que no han encontrado la razón por la que un país de apenas 4.29 millones de habitantes pudo rozar la gloria. “No entiendo por qué México no da el gran salto si somos mejores que Croacia, si les ganamos en Japón y Corea 2002, y también en Brasil 2014”. Pues la explicación es más simple de lo que creemos. Basta echar un vistazo al 11 con el que Croacia acaparó reflectores en todos sus partidos y entender que, los minutos disputados en sus clubes, la calidad de esos minutos disputados y los equipos en los que los disputan, es verdaderamente lo que marca la diferencia.

Mientras los croatas debieron asimilar el gran fracaso cuatro años atrás en Brasil luego de quedar fuera en la primera ronda, entendieron que la mejor forma de establecer condiciones en Selección era mantener un alto nivel de juego aprovechando la exigencia del roce internacional con las costosas eliminatorias y con partidos de Champions League a nivel de clubes. Es decir, jugar mucho, jugar bien y jugar a tope.

Modric es referente del Real Madrid y el Real Madrid es referente en Europa. Lo mismo que sucede con Rakitic en el Barcelona. Perisic juega para el Inter ¡y lo que juega!, Mandzukic para la Juve, Lovren para el Liverpool y Brozovic también para el Inter de Milán, por citar algunos casos. Esa es la diferencia. ¿Por qué Croacia sí y México no? Porque nosotros seguimos creyendo que lo más importante es la figura del entrenador nacional. Porque nos partimos la cabeza en dos pensando cuál es el perfil ideal para comandar a nuestra Selección sin darnos cuenta que lo principal y más importante es la calidad del jugador.

Hoy podemos presumir que nuestro mejor futbolista es Hirving Lozano. Bueno, juega para el PSV. Uno de los clubes más importantes de Holanda sí, pero no Top 10 de Europa. El mejor atacante, el mejor 9 del país y con la mejor estadística, Javier Hernández, juega en el West Ham United y el segundo mejor, Raúl Jiménez en el recién ascendido Wolverhampton.

México necesita que todos jueguen más minutos, que sean más determinantes, que sean referentes de sus clubes y que esos clubes sean poderosos. Sólo así se podrá elevar la calidad del futbol mexicano. Mientras sigamos aplaudiendo al América porque Lainez ya es titular con 19 años cuando Mbappé tiene esa edad y es campeón del mundo, nos seguiremos quedando enfangados, sin posibilidad de ser ese Cupido que enamore a todos.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Sigue leyendo
FOX-Sports-Premium-smartphone-futbol-streaming
Todo el mundo deportivo estará al alcance de esta aplicación
Leer más
Alex-Hunter
El trayecto de Alex Hunter continúa en el Real Madrid FC en EA Sports FIFA 19
Leer más
Pro-Evolution-Soccer-2019
Videojuegos: Pro Evolution Soccer 2019
Leer más