Buscar
x Cerrar
Entretenimiento Guía Playboy Chicas Galerias Sexo y Erotismo Playboy se lee
x
PUBLICIDAD

Orgías, conspiraciones y asesinatos; la vida diaria de una noble romana

Mesalina-Caligula-película
PUBLICIDAD

“Cuando la esposa se daba cuenta de que su marido dormía tenía el valor de preferir una estera al dormitorio del Palatino […] con una peluca rubia que escondía su cabello negro fue a meterse en un burdel asfixiante con sus cortinas harapientas, y un cuartito vacío que era para ella. A continuación, desnuda y con los pezones ribeteados de oro, estuvo allí tomando el falso nombre de «Lobita», y dejó al descubierto el vientre que te parió, generoso Británico”.

La esposa de un emperador que se escabullía por las noches para hacerse pasar por una prostituta. Es así como Juvenal presenta a Mesalina, esposa de Claudio, en sus Sátiras. Este rumor es uno de los menores en la vida de la noble romana que vivió rodeada  de violencia, poder y sexo.

Una relación tormentosa

Desde joven demostró su avaricia, en el año 38 d.C. se casó con Claudio; ella tenía 15 años mientras que él más de 50. Esta diferencia provocó que muchos aseguraran que el matrimonio se originó por la avaricia de Mesalina y que jamás hubo amor en la relación.

Un control total

La terrible fama de esta mujer sólo es secundada por la de Claudio, su madre lo llamó monstruo y se trataba de su tercer matrimonio; el primero finalizó por adulterio y el segundo lo terminó para estar con Mesalina. De la relación nació Británico, hijo del que habla Juvenal y acusa de ser resultado de una noche de burdel.

La avaricia de poder y los celos de Mesalina salieron a flote cuando Claudio regresó del exilio a sus primas Julia Livilla y Agripina, las vio como una amenaza y creó una conspiración para acabar con ellas. Acusó con pruebas falsas a Julia de adulterio y convenció a su esposo de exiliarla de nuevo.

Este fue el primer caso de muchos, rumores de la época aseguraron que se alió con los secretarios cercanos al líder para controlarlo por medio de su lujuria. El dominio sobre su esposo era total, estableció un régimen de terror en el que varios senadores fueron asesinados por la influencia de Mesalina, quien le aseguraba a Claudio que habían intentado poseerla.

Deseo incontrolable

La infamia de Mesalina se vio nutrida con su convicción que podía poseer a cualquiera. Después de la muerte de su padrastro, su madre se casó con Appius Silanus, gobernador de España. La esposa de Claudio se enamoró perdidamente de él, pero su nuevo padrastro jamás cedió ante la seducción; por ello le dijo al emperador que tuvo un sueño en el que Appius lo asesinaba, acusación que terminó en la ejecución del gobernador.

Este deseo se vio exacerbado por los rumores de una noche. Plinio el Viejo en su Historia Natural narró una particular escapada: como lo escribió Juvenal, Mesalina gustaba escabullirse por las noches para ir a los burdeles; en aquella ocasión aseguró que podía acostarse con más hombres en 24 horas y compitió con una prostituta, la noble romana ganó al tener sexo con 35 hombres.

La destrucción de sus alas

Una especie de deseo incontrolable la llevó por incontables infidelidades, pero la que sellaría su destino fue su relación con Gaius Silius, senador romano. Su amor por el político fue tal que conspiró con él para asesinar a Claudio.

Cuando el emperador salió de la ciudad, Mesalina hizo que Gaius se divorciara de su esposa y se casara con ella. Gracias a Narciso, Claudio se enteró de la ceremonia y del plan, ordenó que se asesinara a cualquier asistente de la boda, incluyendo al novio. En cuando a Mesalina, Claudio envió un mensajero para convencerla que cometiera suicidio, cuando ella se negó el enviado terminó con el trabajo.

*

Ancient

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Sigue leyendo
10 datos que no sabías sobre “ROMA” de Alfonso Cuarón
Leer más
vibradores-victorianos-manual-doctor-parado
¿Los vibradores fueron creados por médicos y curaban enfermedades?
Leer más
cabello-y-sexo-agarrar
Cómo jalarle el cabello eróticamente y no morir en el intento
Leer más