Buscar
x Cerrar
Entretenimiento Guía Playboy Chicas Galerias Sexo y Erotismo Playboy se lee
x
PUBLICIDAD

Tras las elecciones y el Mundial: La veladora está encendida

después-de-las-elecciones
PUBLICIDAD

Toc, toc. Toco a la puerta del apartamento numerado con el 2018. La última vez que entré en él fue hace siete meses, al inicio del alquiler de este año. En enero eché un vistazo general a las dos habitaciones principales, es decir, a los momentos que llamarían más la atención de los mexicanos en esta colección de 365 días: La elección y la selección.

Elegir presidente coincidiría con el mundial de Rusia, una votación histórica se empataría con el renovado intento de trascender en el futbol de nuestra selección mayor.

Hoy que estoy dentro de este apartamento, me encuentro con el texto que escribí con motivo de lo que les platico.

Yo, que no nací para Nostradamus, visualicé lo siguiente y así lo redacté al empezar este año: “Los expertos en política, sociología, psicología y periodismo han planteado el escenario de la coincidencia. ¿Cómo van a votar los mexicanos si la selección nacional supera la fase de grupos? ¿Cómo le irá al PRI si el TRI decepciona? Por lo pronto, Meade y su equipo están seguros que jugarán el 1 de julio, mientras que los de Osorio aspiran, como si fueran partido político chico que suspira por mantener su registro, a superar la fase de grupos y jugar el 2 de julio, un día después de la elección del sustituto de Enrique Peña Nieto, contra Brasil.

Mi deseo es que le vaya bien a México, pero necesitamos que todos los jugadores hagamos bien lo que nos corresponde, ser responsables ante cada cita que la historia nos agenda. Debemos apoyar a nuestro equipo con el corazón y debemos salir a votar con la cabeza. Debemos olvidar que el trabajo no lo hará solo Osorio o Meade o López Obrador o el que sea, la talacha es de todos.

Si brillar en un Mundial y ser potencia en el mundo requiere que seamos un milagro, la veladora está encendida”

Leo las líneas anteriores sentado en la mitad de la sala de este devaluado y asaltado año. ¿Y qué pasó? Me cuestiono ya sabiendo los resultados de los votos y los goles.

Los mexicanos salimos a votar como nunca antes; la selección de México le ganó a la de Alemania como nunca antes.

Los ciudadanos dejamos de confiar, otra vez, en el PRI, mientras que los futboleros resultaron decepcionados, otra vez, por el TRI; no obstante, este equipo tiene una línea de crédito sin límite.

José Antonio Meade, un buen tipo de mala “familia”, salió a jugar el 1 de julio sabiendo que perdería; la Selección enfrentó el 2 de julio a Brasil, ilusos de no perder contra una familia de abolengo, con buenos modales para trata el balón.

La gente anti AMLO decía “no votes enojado”, una pendejada si entendemos que cuando votas por un cambio es por el disgusto que generan la corrupción, inseguridad, desigualdad y la falta de oportunidades, y todas esas cosas que necesitamos erradicar para aspirar a ser una potencia como país, como lo dijo al inicio de su campaña Meade. Claro que los mexicanos salimos a votar encabronados, pero sin perder la cabeza, lo demostramos, lo hicimos en orden, en paz, con esperanza, basta de pensar que los de abajo y los de en medio somos pendejos.

En cuanto a nuestro equipo, la historia se repitió. Por momentos nos hizo sonreír, soñar, imaginar escenarios en los que sólo se mueve la realeza del futbol. Gritamos y lloramos cuando anotamos, gritamos y lloramos cuando nos eliminaron. Otra decepción, no importa, mejor dicho, poco importa, porque nuestros corazones se reencontrarán en cuatro años, no le guardamos rencor a esa amante ocasional, que jamás nos amará tanto como nosotros a ella, porque después de todo ella sólo es pasión, ella sólo es futbol. El trabajo no lo hará solo AMLO, más allá del discurso alentador al proclamar su triunfo, este país necesita más de un Superman, Kalimán o Santo; el país en muchos caminos está lleno de baches, sobre todo en el civismo, en la responsabilidad individual de las decenas de millones que lo habitamos. ¿Estás dispuesto a ser mejor mexicano o sólo estás listo para criticar?

Por el otro lado, a los futbolistas no les podemos exigir como a los políticos, a los primeros no les pagamos ni por jugar bien, ni por jugar mal, ni por entrenar como profesionales, ni por irse de putas; el salario de nuestra selección no sale directamente de nuestro bolsillo. Es una decisión libre apoyarlos hasta la muerte, pero lo que sí podemos hacer es no basar nuestra felicidad en un marcador. México necesita de mexicanos ocupados en trabajar y no preocupados porque ahora podrán hacer menos transas; México necesita creérsela, en todas las canchas. La veladora sigue encendida. Difícil de creer

 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Sigue leyendo
Popobawa-demonio-íncubo-grabado-mujer
Popobawa; el demonio sexual que aterroriza a África
Leer más
Selección-mexicana-croacia-derrota-brasil
¿Por qué Croacia sí y México no?
Leer más
Historia-del-pene-KANAMARA-MATSURI
Ábranse que aquí les va la ver…dadera historia de nuestro amigo
Leer más