Chicas Guía Playboy
Estás leyendo:
Opinión ¿Stanley Kubrick dirigió la llegada a la luna?
¿Te gustó la nota?
Comparte este contenido
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
No, gracias.
Revista PLayboy México
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Opinión

¿Stanley Kubrick dirigió la llegada a la luna?

PUBLICIDAD
Un tributo al cineasta más influyente del siglo pasado, del que se dice fue asesinado por una secta y dirigió la falsa llegada del hombre a la luna
¿Stanley Kubrick dirigió la llegada a la luna?
Escrito por: Sergio Sepulveda
sergesepulveda

Era domingo el 7 de marzo de 1999, cuando Stanley Kubrick murió para siempre. Y escribo murió para siempre porque el genio no creía en el más allá. “Los fantasmas son una versión optimista de la muerte”, pronunció alguna vez Kubrick, quien se fue en silencio, dormido, con los ojos bien cerrados mientras su corazón dejó de moverse obsesivamente.

El anuncio sobre su deceso fue discreto: “La familia de Stanley Kubrick lamenta informar que Stanley Kubrick ha muerto esta mañana. No habrá más comentarios al respecto”. Después nos enteramos que su mujer, Christiane Harlan, descubrió el cuerpo sin vida de su esposo en la cama y no lloró. Fue enterrado junto a su árbol favorito en su casa, en Childwickbury Manor, Inglaterra, en un servicio al que asistieron las personas más cercanas a él y sus familiares.

Uno de los invitados a su despedida fue Emilio D’Alessandro, su asistente por más de tres décadas. La noche anterior a su deceso, Emilio le dejó una nota en una mesa en la que le aseguró que todo estaba en orden en la oficina y le recomendaba relajarse. “Por favor, quédate y descansa. Estás exhausto. Baja por la tarde, yo iré por la mañana como siempre”, decía la nota que Kubrick ya no leyó, porque sin saber le hizo caso a Emilio y se fue a descansar eternamente después de 13 largometrajes desde 1951 hasta 1999. La última de ellas Ojos bien cerrados. Cinta que sí vio terminada y que proyectó a su familia y elenco cuatro días antes de morir, aunque también aseguran que Kubrick seguía puliendo la edición final de la película que logró el récord Guinness por sus 400 días consecutivos de rodaje, el más largo de la historia; un largometraje que mantuvo seis días desnuda a Nicole Kidman realizando distintas posiciones eróticas y escenas de sexo, de las cuales, las más fuertes fueron editadas. Kidman aseguró que la noche anterior a la muerte del cineasta ella quiso llamarle para preguntar por su salud y se detuvo. Este pequeño detalle, reveló entonces que Stanley Kubrick no estaba en su mejor momento físico, tirando al cesto de basura todo lo escrito en torno a las sospechas de que Kubrick fue asesinado por orden de algunas sectas, como los Illuminati, que controlan muchas instituciones del mundo y cuyas prácticas escabrosas habrían sido representadas en Ojos bien cerrados. Una más de las teorías de la conspiración a las que fue ligado Stanley Kubrick, aunque la más famosa fue el supuesto montaje que hizo de la llegada del hombre a la luna.

Se dice que para cumplir la promesa de Kennedy de llegar a la luna antes que los rusos y del fin de los años sesenta, Kubrick falsificó toda la aventura y la filmó en el desierto de Nevada donde construyó un foro y dentro de él un paisaje lunar; los “conspirólogos” dicen que al haberse filmado en un estudio explicaría por qué no se ven estrellas en el cielo y la extraña iluminación que se ve en el video oficial de la NASA.

Y ¿por qué Stanley Kubrick habría sido elegido como director del fraude Probablemente porque Kubrick hizo un gran trabajo “espacial” en 1968, un año antes del alunizaje del Apolo 11 con la película 2001: Odisea del espacio, cinta en la que precisamente una pequeña nave viaja a la Luna. Stanley Kubrick avivó el rumor de su mítica participación en la conquista del satélite natural cuando filmó El Resplandor. En la cinta actuó Danny Lloyd, quien dio vida a Danny Torrance, el pequeño hijo de Jack Torrance interpretado por Jack Nicholson; en algunas secuencias Danny lleva puesto un suéter de color azul que en el frente tenía un cohete espacial de color blanco volando entre estrellas y con letras negras decía Apollo 11 USA, el nombre oficial de la misión y nave que alunizó en 1969.

¿A través del suéter de Danny, Stanley Kubrick aceptó su participación en el fraude con el que los estadounidenses ganaron la carrera espacial? No, obviamente fue un guiño de sarcasmo y del buen sentido del humor que tenía Kubrick detrás de su armadura de ogro malencarado.

Kubrick odiaba la hipocresía, ya que la consideraba la esencia corrupta de los seres humanos, y entre la hipocresía encontraba a la religión y al sentimentalismo. Le gustaba hacer sentir incómodos a los actores, llevarlos al límite porque, en la actuación, prefería lo que lucía más interesante que real. Dirigió obras maestras pero le gustaba ponerse frente al televisor a ver Seinfeld, así como disfrutaba de Los Simpson, quienes le han hecho múltiples homenajes a varias de sus películas, sobre todo a 2001: Odisea del Espacio.

Sí, Kubrick se fue hace 20 años, 666 días antes del 2001. Difícil de creer.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD