Playboy Donde Ir Open Futbol Total Autobild Bleu & Blanc Cocina Vital Gourmet de México Diabetes Juntos x ti Soy Grupero Mujer de 10 Somos CDMX
CERRAR
CERRAR
CERRAR
CERRAR
CERRAR
CERRAR
CERRAR
CERRAR
CERRAR
CERRAR
CERRAR
CERRAR
Buscar
x Cerrar
Entretenimiento Guía Playboy Chicas Galerias Sexo y Erotismo Playboy se lee
x

Beso negro, una de las puertas prohibidas del sexo

PUBLICIDAD

El Beso Negro representa una de las puertas prohibidas del sexo. Pero si exploramos un poquito en sus orígenes, veremos que tiene una razón mística para existir. Una educadora sexual nos recomienda intentarlo.

Por Cynthia Benítez

1. El sexo oral anal o Beso Negro se realiza desde la época de la prehistoria. Los Homo sapiens exploraron su parte erótica al máximo, porque no había prejuicios. Fue hasta la Edad Media cuando la Iglesia Católica prohibió el placer sexual. A las mujeres que disfrutaban del Beso Negro se les condenaba a la hoguera.

2. Su principal beneficio es acceder a todo el cuerpo ajeno, sin temores. Demuestra que entre la pareja existe una confianza sin límites. Además, está comprobado que el ano está lleno de terminaciones nerviosas que lo convierte en una práctica extremadamente placentera.

3. “Es muy rico, nada doloroso, para quien lo da y para quien lo recibe. La textura del ano es bastante suave”, advierte Verónica, “Pero siempre hay que avisarle a nuestra pareja antes de animarnos”.

4. Al lamer esta área podemos contagiarnos de enfermedades venéreas o infecciosas. Por eso hay que tomar antes un baño. Con el agua escurriéndole entre las piernas estamos listos para dar el Beso Negro. Las toallitas de bebé son otra opción para retirar cualquier residuo. También puedes cortar un condón en cuadritos y colocarlos en la zona antes de chuparla.

5. Los lugares ideales para hacerlo son los sillones tantra, famosos en los hoteles del amor, ya que hacen que el cuerpo no se esfuerce y sea cómodo. Los cojines eróticos también funcionan si se colocan en la parte del vientre y se pone la cadera hacia atrás.

Verónica Maza Bustamante es educadora sexual, periodista experta en temas de sexualidad y durante muchos años, columnista de Playboy México.

6. Las tres mejores posiciones para hacerlo son: en cuatro, de cucharita y con los pies en la tierra. Siempre procurando ocupar las manos para abrirle paso a tus labios y lengua.

7. Los lubricantes comestibles son una opción para eliminar el sabor. Sin embargo, Verónica recomienda que nos quitemos los tabúes: “Si queremos probar el beso negro hay que sentir el impacto del olor y sabor. Después de que se lubrica el ano con la saliva se eliminan. Al terminar esa fase vienen sensaciones muy excitantes”.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Sigue leyendo
Instagirl: intrépida Loreina Corwin
Leer más
El rayalibros: en busca del orgasmo perdido
Leer más
Kelsie Jean Smeby, la otra Eva
Leer más