Chicas Guía Playboy
Estás leyendo:
Opinión Redes Ocultas: Diamantes y oxido, o el peligro de la nostalgia
¿Te gustó la nota?
Comparte este contenido
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
No, gracias.
Revista PLayboy México
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Opinión

Redes Ocultas: Diamantes y oxido, o el peligro de la nostalgia

PUBLICIDAD
Estamos viviendo una ola de nostalgia que se ha apoderado de todas las pantallas, ¿entretenimiento sano o un blanqueamiento del pasado?
Redes Ocultas: Diamantes y oxido, o el peligro de la nostalgia
Escrito por: Iván Montejo
IvanMTrapero

 

Conocí a ‘Diamonds & Rust’ gracias a la voz de Rob Halford, la amé desde el principio y al buscar la letra descubrí la historia detrás de sus desgarradores versos. Judas Priest había hecho una versión pesada del recuerdo de Joan Baez, cantante y compositora que había descrito los recuerdos su tumultuosa relación con Bob Dylan.

 

PUBLICIDAD

 

En la canción describe cómo una llamada le evocó a esos recuerdos que alguna vez llamó amor, en un momento Joan le pregunta a Bob: “Now you’re telling me you’re not nostalgic/ Then give me another word for it/ You were so good with words/ And at keeping things vague” (“Ahora me dices que no eres nostálgico/ Entonces dame otra palabra para eso/ Eras tan bueno con las palabras/ Y manteniendo las cosas vagas”). Bob le ofrecía esos diamantes y oxido, recordando con añoranza su vida juntos, pero Joan le asegura que aquella cuota ya la había pagado.

Diamantes en pantalla

Al hablar de diamantes y oxido, Joan se refirió a todos los recuerdos (buenos y malos) que le evocó una conversación con su antiguo amado. Ya sea con remakes (Ghostbusters, RoboCop e It), con secuelas (Jurassic World, Blade Runner 2049 y Men in Black: International) o con ideas originales (Captain Marvel, Stranger Things y Ready Player One), actualmente vivimos una situación similar, con un mundo del entretenimiento que constantemente está utilizando la nostalgia como un arma para vender.

En un principio únicamente veía a esta ola de nostalgia como un acto desesperado de la industria: es más seguro que una película clásica sea un éxito en las taquillas. El único problema que veía era la falta de innovación: ¿qué película experimental, que podría haber revolucionado a la industria, se quedó en una idea porque el estudio se terminó el dinero con la nueva película de los Power Rangers?

 

Nostalgia-películas-jurassic-world

 

Esta ola de nostalgia no es mala y puede brindarnos increíbles películas (basta con ver Mad Max: Fury Road). No obstante, esta idealización por el pasado puede ir más allá de una crisis de contenido nuevo.

Un nuevo lienzo

La palabra nostalgia viene del griego nóstos, o regreso al hogar, y álgos, dolor. En la antigüedad era todo menos un sentimiento positivo sobre el pasado, se le llegó a llamar “hipocondría del corazón” y atacaba a toda persona que estaba lejos de su hogar. Una grave enfermedad que podía provocar alteración del sueño, tristeza, lesiones e incluso la muerte.

El significado del término ha evolucionado notablemente e incluso han surgido estudios que afirman que pueden mejorar el humor y una visión positiva. El problema radica en la naturaleza misma de la memoria, que nunca es estática.

 

Nostalgia-películas-captain-marvel

 

Este tema siempre me recuerda una escena de Waltz with Bashir, documental animado donde Ari Folman, director del documental, intenta recordar sus recuerdos perdidos de su participación en la Guerra del Líbano de 1982. En una plática Ori Sivan, director israelí y gran amigo del creador de la cinta, le platica un particular experimento psicológico.

A un grupo de personas le mostraron diez fotografías de la infancia, de las cuales una era falsa. Todos los interrogados recordaron ese día falso e incluso dieron detalles sobre sus experiencias en el escenario creado. Los que contestaron positivamente no mentían, sólo demostraron lo que se sospechaba: la memoria está en constante modificación, en caso de faltar alguna laguna creará una historia inconscientemente. Nunca será una fotografía el pasado.

¿Borrando el pasado?

Una mirada nostálgica blanquea el pasado, hace que exaltemos los aspectos buenos y destacables, mientras que obviamos las cuestiones negativas; va más allá de los recuerdos de Joan, por lo menos ella vio que también hubo óxido en su relación.

En los setenta no sólo se vio Star Wars y se escuchó ‘Imagine’, también diversas guerras civiles (Líbano, Angola y Etiopía); los ochenta fueron testigos de la masacre de El Mozote y la llegada del Nintendo Entertainment System (NES); y los mismos ojos que vieron Forrest Gump en los noventa se horrorizaron con el atentado de Oklahoma City y el sitio de Sarajevo.

No creo que exista una mejor o peor generación, simplemente son tiempos distintos con cientos de defectos y aciertos. Los años añejan el pasado y hacen que los malos sabores se olviden, algo de lo que debemos tener cuidado si no queremos terminar como aquellas personas que morían de nostalgia.

No se trata de ser un pesimista con el mundo, sólo hay que ser un poco más como Joan Baez y recordar que ya hemos pagado por esos diamantes y oxido que cada día nos ofrecen.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?