Buscar
x Cerrar
Entretenimiento Guía Playboy Chicas Galerias Sexo y Erotismo Playboy se lee
x

MEDELLÍN: LA COLOMBIA DEL FUTURO

PUBLICIDAD

Los lugares como las personas, siempre nos inspiran. La inspiración no es necesariamente positiva, ni tampoco necesariamente negativa. Hay lugares que nos recuerdan nuestra infancia, lugares en los que nos sentimos libres, otros en los que sentimos miedo y otros que simplemente nos generan paz.

 

PUBLICIDAD

 

En este, mi segundo viaje a Colombia, decidí visitar la Capital de la Montaña, la Ciudad de la Eterna Primavera, la tierra de los paisas: Medellín. Y la sorpresa no ha sido sino mayúscula. Y eso que Colombia tenía ya el listón para mí muy alto. Y es que a título personal, Colombia me inspira… mi revolución individual, mi metáfora del cambio. Algo así como ese ave fénix que saca de sus momentos mas oscuros la luz más bella.

Esta ciudad llamada Medellín era, hace sólo una década, uno de los lugares más peligrosos de Sudamérica y probablemente de la tierra. Hoy, es una urbe renacida en la que la sensación de seguridad es enorme, una ciudad en la que sus habitantes se sienten orgullosos de su nueva manera de ser, una ciudad por la que apetece pasear. Esa ciudad donde te acompañan a tu destino si estás perdido, en la que los chicos leen en los parques, en la que todos son excelentes guías turísticos.

 

 

Con infraestructuras propias de los países punteros, el sistema de transporte público poco tiene que envidiar a los europeos, con lineas de metro, bus, tranvía y metrocable (teleférico) que conectan el centro con la periferia (montañosa en su mayor parte), en la que incluso se puede transportar la bicicleta (también cuentan con su servicio de bici pública) y en la que uno puede usar su celular sin miedo a nada.

Pese a que el “paisa” es generalmente conservador, la ciudad no tiene ese aspecto. No exento de polémica, como casi cualquier obra pública, son enormes los cambios experimentados, con enormes extensiones de zonas verdes y servicios públicos, que se sitúan tanto en las zonas más lujosas como en las más humildes para fomentar la cohesión y reducir la desigualdad. Es impresionante poder caminar por barrios que en su día fueron marginales y ver a los chicos caminar al centro social que tiene biblioteca, piscina y polideportivo de usos múltiples.

 

 

Lamentablemente, los turistas no estamos muchas veces a la altura de las ciudades que visitamos y por ello muchos taxistas y habitantes me señalan con disgusto como cocaína y prostitución son el motivo de visita de muchos viajeros a una de las zonas más de moda de la ciudad. Y peor aún, los tour con motivos relacionados con Pablo Escobar son como una feria de circo para estadounidenses que se ponen sus playeras y gorras como si estuvieran en Disney World adulando al Pato Donald. Es complicado encontrar un habitante al que la violencia del narco no tocase de frente hace no tanto tiempo. En mi experiencia viajera, ese tipo de conceptos genera algo negativo para las ciudades, por eso te pido encarecidamente que no seas parte de ello.

 

Afortunadamente, hay otro impacto positivo del turismo y es extremadamente presente en la archiconocida Comuna 13, donde el arte urbano (graffiti, rap y breakdance) sirvieron para la recuperación de una de las zonas con una historia negra más reciente de Colombia. Hoy es un colorido barrio, todavía lleno de favelas, en el que las paredes son murales de graffiti con mensajes de paz, de reconciliación, de cambio. Es importante señalar que la Comuna 13 fue sitiada por los paramilitares y el ejército en la Operación Orión en 2002, con decenas de desaparecidos y heridos, con la excusa de minimizar el impacto de la guerrilla en territorio urbano.

 

 

Pese a que la Comuna 13 es un ejemplo exagerado de cambio y reconciliación, con muchos puntos que analizar y que llevarían a puntualización, es un símbolo de una ciudad que ha decidido quererse, reinventarse y mostrarse orgullosa al mundo. Medellín ha decidido ser el cambio que el mundo espera y por eso recibe a los visitantes con los brazos abiertos, con su clima privilegiado, con su naturaleza mitad tropical, mitad montañosa, con sus habitantes amables y hospitalarios y con una enorme oferta cultural, deportiva y de ocio.

 

 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Sigue leyendo
Rodada 2.0: el día que un ministro de Colombia cuidó mi bici
Leer más
Nómada: Colombia, to my love
Leer más
Yevgeniya Pechlaner: sensualidad, autos clásicos y Rockabilly
Leer más