Buscar
x Cerrar
Entretenimiento Guía Playboy Chicas Galerias Sexo y Erotismo Playboy se lee
x
PUBLICIDAD

¿Sexo con robots o con autos?, así es la mecanofilia

Mecanofilia-robot-sexy-fondo-gris
PUBLICIDAD

La tecnología ha convertido a las muñecas inflables en robots cuyo realismo puede confundir a algún despistado. Su parecido con una mujer real explica su más reciente popularidad, pero los intereses por objetos inanimados pueden llegar a extraños extremos.

Pasión por la tecnología

La mecanofilia es la excitación causada por las máquinas, y puede abarcar a cualquier innovación tecnológica, desde computadoras y robots, hasta robots, aspiradoras e incluso electrodomésticos.

Los ejemplos son numerosos: un estadounidense llamado Robert Steward terminó en una corte por tener sexo con una bicicleta; al igual que un extraño hombre que estaba intentando introducir su miembro en la parrilla de una van; por si fuera poco, Edward Smith en 2008 afirmó que tuvo “relaciones sexuales” con más de mil automóviles.

Más allá del “cuerpo”

Generalmente, los fetiches únicamente despiertan un deseo sexual, pero en el caso de la mecanofilia se pueden llegar a inusuales extremos. En algunos casos los objetos protagonizan “relaciones amorosas” con primeras citas, besos y por supuesto el sexo; la obsesión puede ser tal que los individuos únicamente pueden experimentar deseo sexual por un objeto y con una persona no son capaces de tener esta sensación.

Misterioso origen

No se sabe a ciencia cierta las razones del fetiche, pero es probable que nazca de alguna experiencia sexual con el objeto. Los doctores Padmal De Silva y Amanda Pernet narraron un caso en el que un hombre tenía atracción por los autos: él recuerda que su familia no toleraba ninguna plática ni referencia al sexo, razón por la cual el joven se comenzó a masturbar dentro y fuera del coche de la familia.

Esas fueron las acciones que lo llevaron a interesarse sexualmente por el vehículo, particularmente en el escape y el humo que salía de él. Su familia veía a la sexualidad como tabú, lo que lo llevó a adquirir un extraño fetiche.

A pesar de este caso no existe una razón última por la cual se desarrolla este fetiche, puede ser que una persona esté interesada por la ingeniería del objeto, mientras que otros pueden verse atraídos por el calor y vapor de una máquina. Al igual que en otros tipos de fetiches no existe un origen claro y último.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Sigue leyendo
Tipos-de-hentai-Bakunyu-playa-1
Sangre, enormes pechos y tentáculos; estos son los tipos de Hentai
Leer más
Sexualidad: all you need is nudes!
Leer más
Menofilia-John-Ross-art-blood
¿El fetiche más extraño?, el amor por la sangre menstrual
Leer más