Buscar
x Cerrar
Entretenimiento Guía Playboy Chicas Galerias Sexo y Erotismo Playboy se lee
x

¿Hágalo usted mismo? Cómo filmar tu propia película porno

cómo-hacer-porno-August-Ames-BaDoink
PUBLICIDAD

Son películas que hemos visto una infinidad de veces, pero ¿qué tal si quieres hacer tu propia versión porno?

La industria pornográfica todavía es un tabú que mantiene ocultos sus secretos. No es fácil conocer lo que implica grabar una película para adultos, pero en 1977 Steven Ziplow publicó una guía para hacerlo. El autor no era ajeno a la industria al haber creado numerosas películas de la época.

The Film Maker’s Guide to Pornography es texto para cualquier persona que quisiera crear su película pornográfica independiente. El escritor del libro concibió que se trataba de un texto para hacer dinero, claramente los tiempos han cambiado, la industria ya no es la misma y es sumamente difícil ser redituable con la gran cantidad de porno gratuito. Sin embargo, es una gran oportunidad para conocer los secretos de la industria.

cómo-hacer-porno-The-Film-Makers-Guide-to-Pornography

The Rialto Report

Desde el tipo de porno y el guion, hasta el set, la producción y los posibles problemas que pueden surgir con el talento. El contenido es detallado y en numerosas ocasiones el autor incluye anécdotas que enriquecen la lectura y muestran la importancia de lo que se nombra.

Los detalles pueden ser técnicos, como la cantidad que normalmente se le paga a los camarógrafos y cuántas personas se tienen que contratar para crear una escena; pero también pueden ser menos convencionales: como la necesidad de tener siempre a la mano un buen lubricante, conseguirse unos walkie-talkie y una gabardina para evitar problemas con la autoridad en las escenas públicas y los gemidos sexuales que se graban después del acto.

 

El acto principal

Ziplow escribe que a muchos novatos les asusta grabar el acto sexual, sentimiento que se agrava cuando se toma en cuenta que no se puede realizar como cualquier otra escena.

En principio recomienda únicamente trabajar con actores profesionales. Si bien económicamente tiene más sentido hacerlo con personas novatas, nunca se sabe si el talento al final del día se arrepienta y deje colgada a toda la producción.

No se trata de una relación normal, se tiene que guiar a los actores en las escenas previas y repetirlas en caso de ser necesario. Todo esto antes del acto principal, de lo contrario se podría terminar con una grabación de la introducción inservible y sin la posibilidad de hacer otra vez el acto por el tiempo que implicaría volver a preparar al talento.

Lo mejor es tener dos cámaras, así no se deben repetir posiciones y se pueden filmar fácilmente las llamadas “tomas médicas”, o los acercamientos a los genitales.

Todos conocemos el final de las películas porno, para filmarlas los directores deben hablar con el protagonista antes para evitar retrasos. Generalmente el actor avisa al equipo cuando está por venirse, momento en el que se debe interrumpir el acto para grabar la escena con la que culmina. Al final la decisión es del director, por lo que le puede ordenar que retrase su eyaculación si falta por grabar en otra posición.

Como en cualquier otra película, cada filmación puede tener problemas: ya sea con la luz, la cámara o el vestuario; pero en el porno existe otro que no se ve en ningún otro lugar. Eventualmente un actor no podrá alcanzar la erección, ya sea por nervios o por una eyaculación precoz, en esta situación lo más recomendable es tomar una pausa y darle espacio al protagonista. La presión solamente agravaría la situación.

En estos casos también se puede emplear un fluffer, una persona con el único objetivo de mantener la erección del actor entre escenas. Cabe señalar que este papel cada vez es más escaso y en pocas producciones se contrata a este talento.

 

No todo es fracaso

En ocasiones el actor no podrá alcanzar una erección o eyaculará antes de tiempo. Para estos casos Ziplow tiene varias soluciones: un pene flácido puede convertir a una cinta en soft porn o en el cuarto de edición se pueden agregar escenas de penetración; mientras que una mezcla de dos huevos blancos, leche y azúcar pueden sustituir fácilmente al semen.

The Film Maker’s Guide to Pornography es una extraña introducción al mundo del porno que pocos conocen. Si bien el tiempo ha cambiado por completo a la industria, es una gran forma de explorar el mundo oculto del cine para adultos.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Sigue leyendo
They-Shall-Not-Grow-Old-documental-trincheras
They Shall Not Grow Old, el color de la brutalidad de la “Gran Guerra”
Leer más
Complot Mongol, conspiración en la CDMX
Leer más
Después-del-orgasmo
¿Qué hay detrás de esa extraña sensación después del orgasmo?
Leer más