Buscar
x Cerrar
Entretenimiento Guía Playboy Chicas Galerias Sexo y Erotismo Playboy se lee
x

Así son los verdaderos castings del porno

casting-porno-backroom-casting-couch
PUBLICIDAD

 

Extrañamente lo de hoy son los videos porno de incesto, hermosas hermanastras o madrastras que seducen, o son seducidas, por sus recientes familiares. Hace algunos años el puesto que ocupa este insólito género lo tenían los castings de sofá; muchos fuimos engañados con videos que mostraban a confundidas mujeres intentar entrar a la industria para adultos por primera vez, pero disfrutamos cada segundo.

Con el tiempo se descubrió que las chicas todo el tiempo eran conscientes que iban a participar en un video y que todo era parte de un guion. Por un momento creímos adentrarnos al detrás de cámaras del porno, pero todo resultó ser parte de una ficción con la intención de dominar el mundo del erotismo; sin embargo, sí existen testimonios  que se adentran en los debuts de las estrellas porno.

 

Días felices

Robert J. Stoller, profesor de psiquiatría, se adentró en el mundo del porno en la década de los ochenta. Buscaba reunir diversos testimonios alrededor de la controversial industria y publicó Porn como resultado de su investigación. El libro compila una gran cantidad de situaciones relacionadas con la pornografía y una de ellas es el primer contacto que tiene una mujer con el porno.

Stoller fue testigo de la entrevista a Happy Day, nombre que el investigador le dio a una chica que estaba por debutar en el porno para ocultar su identidad. El responsable de la entrevista era Bill, un experto en la industria que buscaba talento nuevo.

Happy Day vio un anuncio de Pretty Girls International en el periódico Hollywood Press, solicitaban a hermosas chicas y ella llamó para preguntar si necesitaban mujeres con experiencia, le dijeron que sólo necesitaba tener aquello que Dios le dio y ella aceptó asistir a una prueba.

Su experiencia fue incómoda, todas las personas del lugar sabían la razón por la que había ido. Cuando ingresó al cuarto se encontró frente a cuatro personas sentadas detrás de un escritorio, tres hombres y una mujer. La dama le sonrió con un gesto que claramente le decía “Sé por qué estás aquí y está bien”.

Lo primero que tuvo que hacer fue llenar una forma que toda “modelo estándar de oficina” tenía que hacer, el investigador aclaró que estaba ahí para formar parte en una cinta pornográfica, le contestaron que ese título era para todo lo que implica la industria del cine para adultos. Una simple forma para conocer su altura, peso, tamaño de pechos, medidas, experiencia y lo que estaba dispuesta a hacer.

Stoller estaba confundido, el término “modelo estándar de oficina” podía causar confusiones, y el entrevistador le mencionó que el anuncio era bastante claro: “modelos con atractiva figura, explotación, $150-$1500 por día, trabajo en contenido para adultos, legítimos 18 años, garantizado y con licencia”. Aclaró que este último término aclaraba que todo trabajo sería pagado por la agencia y que toda la información debía ser ampliada en la primera llamada que recibieran.

Un mundo de posibilidades

El investigador le preguntó a Happy Days si se le había aclarado que el trabajo era para realizar desnudos. Ella contestó positivamente y agregó que le señalaron que las labores podían ir más allá de la fotografía.

Durante la entrevista lo primero que tuvo que hacer fue desvestirse, ella ya estaba lista para esta experiencia, sabía que no iban a ser suficientes las descripciones y necesitarían fotografías que sustentaran la información de su forma.

Después se visitó y terminó frente a Bill, él le reveló a Happy Days que buscaba una chica para su nueva película de bondage que se llamaría The Last Model. En su mente se imaginó una experiencia en un cuarto oscuro y que tendría la relación más extraña de su vida con un hombre mayor, grabarían distintas escenas de la cuales unas cuantas acabarían en la cinta.

Happy Days pensaba que sería un encuentro personal, cuando entró al set de filmación se dio cuenta que varias personas estarían implicadas en la grabación de la escena. Le sorprendió la amistad de todos, pero lo que más le llamó la atención fue que el cuarto estaba lleno de osos de peluche.

Historias de terror

Bill platicó con ella por dos horas, le mencionó las posibilidades que tendía en el porno y le dio consejos sobre cómo lidiar con su novio y esta nueva relación. La plática continuó en una especie de surreal terapia psicoanalítica, Happy Days terminó confesando que los problemas en su vida comenzaron a los 4 años con palizas y continuó con su primer gran trauma: cuando su padre intentó que ella le diera sexo oral.

No era la primera vez que intentaban abusar de ella, cuando era más joven, un amigo de su familia comenzó a jugar con ella a las “cosquillas”, en varias ocasiones el juego se había convertido en intentos por introducir sus manos en su pantalón. Harta de la experiencia, en una ocasión cuando el viejo se inclinó, ella lo mordió en el cuello y le arrancó un pedazo de piel.

Tras escuchar su relato, la mayoría de las personas del cuarto estaban llorando. Bill era de los pocos que no había derramado lágrimas y aseguró que la industria era perfecta para curar aquellas heridas, necesitaba un medio para escapar de esos recuerdos y había conocido a muchos colegas que habían resuelto problemas similares a través de la camaradería de los sets.

Happy Days estaba convencida en que su mejor decisión sería entrar a la industria porno. El abuso familiar la había privado de diversas oportunidades, pero no tenía lastima de sí misma, estaba segura que podría hablar con sus hijos de su pasado en la industria. Bill la adoptó como su hija, pero no iba a participar en su película debido a que no trabajaba con las chicas que decidía representar, así que ella debutó en su primera película algunas semanas después de la entrevista.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Sigue leyendo
Black-Metal-noruego-iglesia-incendio
Black Metal Mafia: el movimiento musical que quemó 52 iglesias
Leer más
Lost-Girls-Alan-Moore-Mago-de-Oz-Melinda-Gebbie
Lost Girls, el cómic donde Alicia explora sus maravillas sexuales
Leer más
Charlie-Chaplin-sexualidad-Smile-1936
Más de 2 mil mujeres en la cama, así era la vida erótica de Chaplin
Leer más