Buscar
x Cerrar
Entretenimiento Guía Playboy Chicas Galerias Sexo y Erotismo Playboy se lee
x
PUBLICIDAD

Terremotos en México, mitos y realidades

mitos-y-realidades-sismo-
PUBLICIDAD

El 19 de septiembre de 2017, la Ciudad de México y varios estados del centro del país se sacudieron con un sismo que cimbró, agrietó o derrumbó edificaciones cobrando vidas, pero también vio renacer la acción solidaria de sus ciudadanos. Entrevistamos al Servicio Sismológico Nacional (SSN) y al C5 CDMX para distinguir los mitos y realidades de un fenómeno natural que ha marcado la historia reciente de México.

Todos tenemos una historia del sismo, de nuestro sismo, ese que llegó a desbancar de la memoria colectiva los sucesos trágicos que envolvían la leyenda oscura del 19 de septiembre de 1985. Vimos la tierra cimbrarse, los postes y los árboles oscilantes, las columnas de humo, los estruendos sorpresivos, las grietas, las lágrimas, los ataques de pánico. Era la 1:14 pm. Exactamente treinta y dos años después, tras a un simulacro que nos reiteraba la eterna posibilidad de la repetición, el destino lanzó sus cartas con ironía y volvió a azotar en unos minutos la configuración actual de las almas que viven en la capital del país y sus estados vecinos.

pbmx-190-agosto-2018-zinio-225

Con el movimiento telúrico y los primeros reportes de daños en la ciudad de México y las urbes y poblados cercanos, la sociedad civil catalizó sus esfuerzos solidarios y recreó la gesta de nuevos heroísmos ciudadanos. Hombres, mujeres y niños de todas las clases y segmentos sociales, de los albañiles a los oficinistas, de los estudiantes a los profesionistas, de los trabajadores domésticos a las figuras públicas, acarrearon escombros, improvisaron brigadas, se amarraron pañuelos al rostro, entraron en las gargantas de las construcciones colapsadas. Alzaron el puño pidiendo silencio, se alimentaron de comidas preparadas por extraños y semejantes, donaron y reunieron víveres improvisados o realizaron viajes espontáneos dentro y fuera de la capital para auxiliar a los damnificados.

Después del 19 de septiembre de 2017, nada volvería a ser igual para una generación de millennials y jóvenes que ofrecieron las manos y las voluntades para resquebrajar los prejuicios sobre su apatía e individualismo. A casi un año de la tragedia que reconfiguró el espíritu de una de las urbes más grandes del mundo, charlamos con expertos del Servicio Sismológico Nacional (SSN) y del Centro C5 de la Ciudad de México, para separar el trigo de la cizaña, buscando distinguir la realidad de los rumores y así retener los aprendizajes más importantes sobre los sismos que nos dejó la catástrofe natural más relevante de la historia reciente del centro del país.

 

MITOS

Los sismos se pueden predecir:

No. El Servicio Sismológico Nacional (SSN) es claro y contundente. Aunque sabemos que el territorio mexicano abarca regiones de alta sismicidad donde se han producido grandes sismos (Oaxaca, Michoacán, Colima, Jalisco), ningún instrumento de medición ni tecnología actual puede predecir cuándo ocurrirán. Se han hecho muchos estudios de “precursores”, de fenómenos que se presentan antes de los sismos (desde sismos a comportamiento de animales). Pero éstos sólo se observan algunas veces, no de manera general. Por todo eso no se han podido predecir ni estadística ni probabilística ni físicamente.

 

El Servicio Sismológico Nacional se ocupa de la gestión de la Alerta Sísmica:

No. El Servicio Sismológico Nacional no opera ninguna alerta sísmica. El Sistema de Alerta Sísmica Mexicano es controlado y administrado por el Centro de Instrumentación y Registro Sísmico A.C. El C5, sede del Comité de Emergencias de la Ciudad de México, recibe esta alerta y la retransmite en cualquier lugar de la capital con ayuda de 12,354 altavoces ubicados en su territorio, además de la aplicación 911CDNX para teléfonos inteligentes.

PUBLICIDAD

 

Está temblando más fuerte y más frecuentemente ahora que antes.

No. Considerando el historial de los sismos registrados en los últimos 120 años en el SSN, no hay ninguna evidencia de que está temblando más para sismos grandes, ni en el mundo ni en México. A veces se ven agrupamientos de sismos grandes en el tiempo, pero los análisis sugieren que es sólo un proceso aleatorio. Si revisamos los sismos menores a 5 grados, sí ha aumentado el número de reportes, y eso es porque tenemos una mayor capacidad de detección y más estaciones de la red sísmica.

 

No existe un mapa sísmico preciso de la Ciudad de México:

No lo encontrarás con ese nombre, pero sí existen herramientas de orientación y conocimiento: hay un mapa de Zonificación Geotécnica que define gradualmente los tres tipos de suelo ya mencionados, un mapa de isoperiodos que nos dice cómo se mueve el suelo de la Ciudad de México, además de un Atlas de Peligros y Riesgos CDMX, de la Secretaría de Protección Civil capitalina, que considera la zonificación sísmica en la capital del país. Este último lo puedes consultar en:

http://www.atlas.cdmx.gob.mx/zonificacion_sismica.html

 

 

Existen varias alertas sísmicas en la Ciudad de México:

En la Norma Técnica de Alertamiento Sísmico del Gobierno de la Ciudad de México se establece que el único sistema de alerta sísmica autorizado para la Ciudad de México, es el desarrollado en 1991 a petición del Gobierno, denominado Sistema de Alerta Sísmica Mexicano, controlado y administrado por el Centro de Instrumentación y Registro Sísmico A.C. Esa norma especifica las características técnicas y tecnologías del sistema. La vigilancia del cumplimiento de la norma corresponde al Gobierno de la Ciudad de México a través de su Secretaría de Protección Civil.

 

REALIDADES

No podemos predecirlos, pero sí tenemos certezas sobre los movimientos sísmicos.

Sí tenemos idea de los patrones (ciclos sísmicos), nos dice el Servicio Sismológico Nacional: sabemos cómo y en dónde se presenta la sismicidad, aproximadamente de qué tamaño puede ser, con qué frecuencia, pero no sabemos cuándo van a ocurrir. Para México, la zona sísmica más importante va desde Jalisco a Chiapas por toda la Costa del Pacífico.

 

La Ciudad de México tiene zonas más seguras y zonas más peligrosas por su tipo de suelo y la extensión de las ondas sísmicas.

Hay que matizar. El C5 nos dijo que no hay zonas más seguras en la Ciudad de México, todas son vulnerables ante un sismo. Sin embargo, el Reglamento de Construcciones para el Distrito Federal sí define tres tipos de suelo: Zona 1 (Lomas), conformadas por rocas o suelos generalmente firmes; Zona 2 (Transición), constituida predominantemente por estratos arenosos y Zona 3 (Lacustre), integrada por potentes depósitos de arcilla con consistencia firme y muy dura. El SSN, nos dijo que, en general, la zona de Lago (zona centro-oriente-sur de la Ciudad de México) es donde hay una amplificación más fuerte de las zonas sísmicas; y no hay tanta amplificación en la zona de Lomas, por lo que en general es más segura. Consulta el mapa de zonificación geotécnica en:

http://data.proteccioncivil.cdmx.gob.mx/mapas_atlas/09000_Mapa_Zonificacion_Geotecnica.pdf

 

El país y la capital han avanzado en la vigilancia, entendimiento y alerta de sismos desde el terremoto del 19 de septiembre de 1985:

Sí. En 1991 empezó la operación del Sistema de Alerta Sísmica de la Ciudad de México, a cargo del Centro de Instrumentación y Registro Sísmico, A. C., con 12 sensores que cubrían de forma parcial un segmento de la Costa de Guerrero. En 1999 el Gobierno del Estado de Oaxaca financió un sistema de alerta para Oaxaca, el cual se unió al de la Ciudad de México en 2005, para conformar el denominado Sistema de Alerta Sísmica Mexicano. En 2010 el Gobierno de la Ciudad de México amplió la cobertura sísmica del sistema, con sensores que cubren las regiones sísmicas de los estados de Jalisco, Colima, Michoacán, Puebla, Guerrero y Oaxaca. Se ha trabajado en la telemetría de los datos, en tener instrumentos de última generación, en la mejora de los sistemas de cómputo del centro de monitoreo, en la distribución de sus estaciones (cuenta con 168 por todo México). Se conoce mejor cómo se comportan las ondas sísmicas desde su origen hasta que llegan a las ciudades, además del fenómeno que se presenta en la Ciudad de México y cómo se comporta según las características del subsuelo de la ciudad.

 

El “gran sismo destructor que está por venir” es real.

El SSN nuevamente matiza. Como todo rumor, toma una parte científica que se transforma en algo atractivo para la población. Sabemos que la zona de alta sismicidad en México tiene el potencial para sismos de magnitudes mayores de 8, como los hemos tenido en el pasado (1932, 1985, 2017). Al parecer tuvimos un sismo aun mayor en 1787. Y la geología dice que lo que ocurrió en el pasado puede ocurrir otra vez. Sólo tenemos registro de los sismos ocurridos en los últimos 120 años. Los grandes sismos tienen un periodo de retorno (repetición) de aproximadamente cada mil años, así que nos faltan registros para saber cuándo fue el anterior, o cuándo será el que sigue. Además, la física que los genera es bastante compleja. Apenas hace dos décadas conocemos algunos fenómenos que se involucran con los sismos y los estamos estudiando. En México tiembla y seguirá temblando. Pero no se debe caer en el pánico social porque no sabemos cuándo va a venir, sino tomar acciones de prevención.

 

La alerta sísmica llega a toda la Ciudad de México:

Aunque la alerta sísmica ya se transmitía en la Ciudad de México por radio y televisión, a partir del 19 de septiembre de 2015 el Gobierno de la Ciudad de México, por medio del C5, empezó a transmitir la alerta sísmica en la vía pública con el apoyo de altavoces instalados de manera estratégica en todo su territorio, para llegar a la mayor cantidad de personas. Después del sismo del 19 de septiembre de 2017, como respuesta a la demanda ciudadana de ampliar la cobertura de la alerta sísmica, el C5 instaló mil altavoces más en 448 colonias con alta afectación por el sismo, en escuelas, hospitales, oficinas, parques públicos, centros comerciales, centros deportivos y en zonas habitacionales de alta densidad. De acuerdo con la entrevista que realizamos al C5, la red actual de altavoces cubre todo el territorio de la Ciudad de México. A partir del 2 de noviembre de 2017, el C5 incorporó en la app 9-1-1 CDMX la alerta sísmica para que el aviso sea personalizado.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Sigue leyendo
reconstrucción-terremoto-85-vecindad
A un año del 19-S; un caso exitoso de reconstrucción del terremoto del 85 que hoy puede utilizarse
Leer más
Ana-Bertha-Lepe-historia-violencia-Complot-Mongol-Novela-Gráfica
Sangre, celos y violencia: el recuerdo de una noche
Leer más
vamonos-respetando-entrevista-nombres
La concientización es el primer paso en la lucha contra la violencia de género
Leer más