Chicas Guía Playboy
Estás leyendo:
Opinión Redes ocultas: Y el Oscar es para… ¿el que pague más?
¿Te gustó la nota?
Comparte este contenido
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
No, gracias.
Revista PLayboy México
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Opinión

Redes ocultas: Y el Oscar es para… ¿el que pague más?

PUBLICIDAD
Roma está por hacer historia en los Premios Oscar, esta víspera es pertinente para recordar al principal protagonista de la ceremonia: el dinero
Redes ocultas: Y el Oscar es para… ¿el que pague más?
Escrito por: Iván Montejo
IvanMTrapero

Siempre me ha llamado la atención el título que adoptan los campeones deportivos de Estados Unidos: World Champions, no importa que en la liga hayan competido a lo mucho dos países del globo, su egocentrismo es tal que el ganador de la división nacional los convierte en los campeones del mundo. Unos extraños aires de grandeza comparables a Roma (el Imperio, no la película).

El sentimiento está presente en cada industria estadounidense y Hollywood no podía ser la excepción. La lista de festivales y premios cinematográficos es larga, pero ninguno se le compara al Oscar, y la película que gana el Best Picture es considerada por muchos la mejor película del mundo por ese año.

Es molesto ese egocentrismo, pero esa no es la única característica estadounidense de la que presume el premio de la Academia. En 1990 la banda australiana AC/DC lanzó lo que podría ser el segundo himno de Estados Unidos, ‘Moneytalks’, el canto no oficial de las plutocracias.

 

Controversial publicidad

El Oscar debería ser verde, representando los miles de dólares gastados para ganar/comprar uno. Obviamente el talento tiene que ver y no pueden premiar a una película como Transformers por más que sus productores den dinero; pero en muchos casos unos cuantos millones de dólares pueden hacer que la Academia mire una película que hubiera olvidado.

El poder del dinero se manifiesta en las campañas llamadas For Your Consideration, anuncios completamente legales dirigidos exclusivamente a los críticos que deciden a los ganadores de los premios.

En otros tiempos no implicaban dinero, como el caso de Chill Wills, que recuerda The Vintage News. El actor a los 58 años había dado la actuación de su vida en el Western The Alamo, la cual le valió una nominación para mejor actor de reparto. Quería asegurar la gloria y para su campaña contrató a un reconocido agente llamado W.S. Wojciechowicz, apodado “Bow-Wow”.

El publicista hizo una de las peores campañas de la historia. Sin el permiso de los actores de la película editó una fotografía de todo el cast con la frase “Todos [los integrantes] The Alamo estamos rezando más fuerte que los verdaderos texanos que rezaron por sus vidas en el Álamo para que Chill Wills gane el Oscar”. El esfuerzo empeoró cuando cada miembro de la Academia recibió una postal con un agradeciendo personal de Willis: “Gane, pierda o empate, ustedes siguen siendo mis  primos y los amo a todos”.

No era posible tal atrevimiento y el mismo Groucho Marx respondió unos días después: “Querido Chill Wills: Estoy encantado de ser su primo, pero voté por Sal Mineo”.

Los premios verdes

Nadie vigila los “regalos” que reciben los miembros de la Academia, cada estudio buscaba complacer a la persona que en el futuro los seleccionaría, por lo que la lista de los jueces era sumamente valiosa; aspecto que incluso creó una industria donde se vendían los contactos de las codiciadas personas.

Para evitar la reventa de la estatuilla, la Academia hace firmar a cada ganador un contrato que establece el precio de cada Oscar en un dólar; no obstante, el valor del premio va más allá de la figura.

Relojes, convivencias con actores, fiestas, posters firmados y ediciones especiales, cualquier regalo se justifica cuando se trata de ganar más dinero y prestigio. El mejor ejemplo del éxito de este camino verde es Netflix, que tras ser el hazmerreír de la industria por años, inició una fuerte campaña de publicidad enfocada a los críticos.

Todo tenía la última meta de ser nominados a un Emmy y la cumplieron en el 2013 con House of Cards, un imperio de más de doscientas nominaciones al premio había nacido.

Entonces, ¿For Your Consideration le quita el mérito a Roma? Por su puesto que no, Roma merece todos los reconocimientos que ha ganado por el gran talento de su director y sus actrices (y personalmente la única película de las nominadas que me gustó más fue Vice). Sin embargo, todo al final se trata de un negocio, “el dinero habla” y en buena parte “aconseja” a los críticos que podrían estar un poco dudosos.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?