Compartir
Suscríbete al NEWSLETTER

Hablemos de VIH: CRISTAL, una droga altamente adictiva

Por: Psic. Miguel Subero 03 Ene 2024
Cuando un consumidor de cristal por alguna razón deja el consumo un periodo corto de tiempo, experimenta el “bajon” y durante este proceso la persona pasa por una serie de reflexiones personales y existenciales de cuestionamiento de su propia vida
Hablemos de VIH: CRISTAL, una droga altamente adictiva

El consumo de sustancias se ha estado presentado en la población LGBT, sobre todo el consumo de metanfetamina (cristal) en hombres gais y con mayor acentuación en población de personas viviendo con VIH y uno de los pensamientos mas comunes que veo en consulta entre las personas que consumen cristal es: “Yo aun lo controlo”.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Psic. Miguel Subero (@soypsicopositivo)

Este video te puede interesar

Lo que la población que consume cristal no logra visualizar es que esa sensación de “control sobre la sustancia” es tambien parte del proceso adictivo del mismo consumo y que sin darse cuenta el consumo de cristal los aleja poco a poco principalmente de sus círculos sociales o de recreación, esta es la primera área que se verá afectada ya que los usuarios de esta sustancia empezaran a sentir que las actividades que se hacen con sus grupos o redes de apoyo son “aburrida o de poco interés”, y es que efectivamente el consumo de cristal las primeras veces produce una sensación muy elevada de placer y satisfacción sin embargo esa misma sensación con el paso del tiempo y del consumo se va invirtiendo: Necesitaras cada vez más consumo y cada vez experimentaras menos sensación de placer.

Por tal razón, las actividades diarias o de esparcimiento que puedan ofrecer los amigos o familiares, parecerán actividades aburridas o de poco interés para quien consume cristal, ya que esta persona estará incapacitara de poder sentir o experimentar emociones de interés por algo que no sea el cristal. Esto genera un deterioro significativo en los vínculos sociales del consumidor, ya que los amigos si notaran que hay una ausencia “raro o extraña” y en algunos casos cuando llegan a preguntar reciben respuestas como “Estoy bien y/o todo esta bien” por lo cual las personas con el tiempo y los intentos pierden interés y continúan con sus vidas.

Cuando un consumidor de cristal por alguna razón deja el consumo un periodo corto de tiempo, experimenta el “bajon” y durante este proceso la persona pasa por una serie de reflexiones personales y existenciales de cuestionamiento de su propia vida y experimenta una sensación de tristeza que se hace más intensa de lo usual y ahí es cuando el mismo consumidor al sentirse “solo” vuelve a recurrir al consumo como una forma de “sentirse mejor” y entiende que si consume desaparecen sus sentimientos y emociones displacenteras.

Este círculo es sumamente peligroso porque es la piedra angular que marca la diferencia entre un consumo problemático a una dependencia física y psicológica (la enfermedad de la adicción). El problema con el cristal, recae en que es casi nula la linea que existe entre el consumo recreativo y el consumo problemático o adictivo ya que, a diferencia de otras sustancias como la anfetamina, los usuarios suelen usar esta sustancia en lugares mas puntuales como los antros de música electrónica pero no para hacer la vida diaria, situación que si va a ocurrir con el consumo de cristal.

Esta es la razón por la cual, cuando una persona consume metanfetamina/cristal, las probabilidades de desarrollar una adicción son altamente altas, porque no solo depende de la sustancia, sino que tambien intervienen una serie de factores psicosociales que van a ir poco a poco configurando la adicción.

Te recomendamos
Foto perfil de Psic. Miguel Subero
Psic. Miguel Subero Psicólogo Clínico VIH y Adicciones Consultas Presencial / Online Ced: 12434535 - UAM Cofepris: 2409142002A00004
Descarga GRATIS Calendario Vive el Poder 2024
Calendario
Descarga AQUÍ nuestro especial CALENDARIO VIVE EL PODER 2024.
Suscríbete al Newsletter
¡SUSCRÍBETE!
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?