Buscar
x Cerrar
Entretenimiento Guía Playboy Chicas Galerias Sexo y Erotismo Playboy se lee
x
PUBLICIDAD

¿Cómo puedes dormir, Donald?

PUBLICIDAD

Le dice Michael Corleone a Frank en El Padrino II: “Mantén cerca de ti a tus amigos, pero a tus enemigos más”.

Una lección no sólo para los negocios, sino para la vida.

El ser humano es bueno por naturaleza, sostiene Rousseau, la sociedad es quien lo corrompe. Pero Aristóteles advirtió que ante todo somos un animal político y social.

Me desperté hoy con una imagen que me ha perseguido. La de un niño enjaulado. No parece tener ni siete años. Su rostro se descompone por la inconfundible mueca del llanto. Lo encerraron igual que a un criminal peligroso. ¿Su delito? Haber cruzado una frontera inventada por los hombres. Forma parte de los más de 10 mil menores de edad encerrados en centros de detención temporal en Estados Unidos. Cortesía de un plan Tolerancia Cero impulsado por Donald Trump, quien luego firmó una Orden Ejecutiva que echó para atrás la medida… aparentemente. Ahora se encerrará a los niños junto a sus padres.

Trump.

Un multimillonario que todos los días duerme en una cama mullida. A quien le sirven comida caliente. Un tipo a quien no le importa separar a una familia o encerrarla junta, indiferente ante el dolor. Al que no le tiembla la mano para enjaular a un niño como si fuera un delincuente.

¿Conciliará él el sueño por las noches? ¿Dormirá como deberían dormir todos los niños del mundo? ¿O dará vueltas intranquilo entre las sábanas hasta que se hace de día? Hoy volví a preguntarme si Donald padece insomnio.

Los niños le temen a los monstruos que habitan el closet. O debajo de su cama.

A nuestro Demogorgon los adultos lo tenemos muy cerca. Sin habérnoslo propuesto, como lo sugirió Michael Corleone.

No me refiero a Trump. Sino a nosotros mismos. Porque es el ser humano quien ha permitido que suceda este horror. Ese ser que debería ver por el bien colectivo. Pero que si el filósofo suizo está en lo correcto, se ha vuelto malvado precisamente por culpa de la existencia en comunidad.

El periodismo podría ser el antídoto. Porque se trata de contar historias que nos hagan pensar. Justo en esta edición, Nicole Canún nos trae la de un millonario que vive en Camboya. Uno que eligió dormir tranquilo por las noches.

Se las recomiendo ampliamente.
No perdamos la capacidad de asombro, en lo positivo y lo negativo.
Compartamos la belleza que esta revista celebra en varias de sus páginas.
Pero yo no puedo sino aprovechar estas líneas para señalar aquello que me indigna y quizá no me deje descansar esta noche. ¿Cómo le haces tú, Donald?

 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Sigue leyendo
Playbill: en lujos se rompen géneros
Leer más
EL BOTÓN NUCLEAR, LA PELOTA Y LA GALLETA
Leer más
Donald Trump
EL BÚHO NO HA MUERTO: LA CASA BLANCA… DE LOS SUSTOS
Leer más