Buscar
x Cerrar
Entretenimiento Guía Playboy Chicas Galerias Sexo y Erotismo Playboy se lee
x
PUBLICIDAD

AMOR MILLENNIAL

PUBLICIDAD

“Los millennials son aquellos que aprendieron sobre el amor en las películas de amor romántico, pero llegaron a la adolescencia y juventud con una revolución digital que les permitió romper con paradigmas. Es la generación que tiene ilusiones difusas, genera conversación sobre las nuevas formas de vivir, rompe estigmas y se libera de <<lo que debería de ser a su edad>>.” No son palabras mías, sino de una sexóloga ligada a una empresa multinacional de condones que intenta analizar el amor millenial.

A Cupido no le faltan infografías, consejos o tutoriales, mucho menos en febrero. Leer en estas fechas lo que otros nos dicen sobre cómo y por qué amamos así, puede sonar tan ocioso como fascinante como invasivo. Empiezo aclarando que, a pesar del gusto por cierto drama, mi generación no define sus parámetros amorosos por la pasión naviera y desgraciada en Titanic. Qué tristes los suspiros cuando Jack se hunde en las aguas heladas, pero ya hay montones de memes para curarnos en salud de su mala suerte.

 

Siento más próximo el amor que luchaba con las pantallas de expectativas y realidades que vimos en 500 Days of Summer (o en la dolorosa parábola del amor virtual que vi en Her). Una claridad tan brutal para algunos que, además de crear los debates sobre si el personaje encarnado por Zooey Deschanel era perfectamente coherente o profundamente desalmado, originó un famoso dicho entre mis amigos cercanos: “Todos tenemos una Summer”.

No era la friendzone. No era la separación amorosa, porque ésa a todos nos alcanza. Era el debate de qué haces cuando crees que te topas con la persona que, según tú, es para ti. Tu compañero o compañera. La persona con quien te arriesgas a la compañía y la permanencia día a día pese al lado B que todos tenemos: ronquidos, enfermedades, eructos, crudas, lágrimas, exparejas, familias, sumados a tu autosabotaje y tu torpeza.

Era la difícil elección sobre cómo abrazar a quien amas. Cómo quedarte con él o con ella. ¿Amarse desde la tradición, o desde la posmodernidad, o desde lo que sea que vivimos ahora? ¿Crear vínculos líquidos, compromisos flexibles, cero etiquetas? ¿Citas, flirteos, noviazgos, propuestas, altares, hijos, reconocimientos sociales, religiosos, institucionales? A Tom, hombre vintage y apasionado en sus enamoramientos, las cosas no le salen bien con Summer, pero la película dibuja la esperanza de que una nueva temporada amorosa está por llegar.

Sin embargo, en el mundo que vemos y tocamos, el mentado 14 de febrero volverá a hacernos pensar cuánto querríamos o no comprometernos, si podemos lidiar con más rompimientos amorosos, si queremos una vida extraordinaria y llena de experiencias, viajes y conversaciones en compañía, pero que nos permita mandar todo al carajo y sentarnos a ver streamings cuando la emoción se empañe o nos alcancen los malos días.

No tengo fórmulas para los supuestos días del amor y la amistad. No sé si reservaré un restaurante, iré al cine, viajaré a un pueblo mágico, escribiré una carta, o me echaré a mirar series con la mujer que amo. Pero sé que las preguntas y los memes nos rodearán, mientras los medios, las redes y los influencers cantarán sus misas. Y en esa avalancha, sólo deseo que estemos cerca, mirándonos a los ojos, hombro con hombro, como se nos ocurra. Esa oportunidad de ser juntos será lo que pueda decir del amor.

 

Por Adán Medellín

PUBLICIDAD

 

 

 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Sigue leyendo
Instagirl: Cindy Prado, nuestra reina de la sensualidad
Leer más
REMEMBER ME: FRIDA SOFÍA, ETERNAMENTE BELLA
Leer más
CYNTHIA RODRÍGUEZ SE DEJA CONQUISTAR POR PLAYBOY
Leer más