Playboy Donde Ir Open Futbol Total Autobild Bleu & Blanc Cocina Vital Gourmet de México Diabetes Juntos x ti Soy Grupero Mujer de 10 Somos CDMX
CERRAR
CERRAR
CERRAR
CERRAR
CERRAR
CERRAR
CERRAR
CERRAR
CERRAR
CERRAR
CERRAR
CERRAR
Buscar
x Cerrar
Entretenimiento Guía Playboy Chicas Galerias Sexo y Erotismo Playboy se lee
x

#DesvaríosNocturnos: ¿Qué hacemos con los ex?

PUBLICIDAD

Ya lo pasado, pasado. Así dice la canción, Pero no en todos los casos es cierto. Hay veces que nos gusta exhumar cadáveres y traer de regreso a una ex, ya sea por nostalgia, por costumbre o porque es una diosa en la cama.

Los ex: esos eternos granos en el culo. Antes que nada, si eres una ex de mi novio: te odio. Bien, sigamos. Todos tenemos un exnovi@, exespos@, o examante. Sin embargo nadie se plantea lo importante que es hacerse esta pregunta cuando inicia una relación: “¿Qué hacemos con los ex?”. Estoy segura de que este tema ha generado innumerables broncas probablemente en casi todas tus relaciones, ¿verdad? De entrada debemos ser conscientes de que hombres y mujeres tratamos diferente a los ex y por tanto los riesgos/daños colaterales son distintos.

Para mi amigo Ricardo, una ex es una eterna puerta abierta al sexo ocasional y recurrente. Se jacta de mantener la amistad con todas sus ex, aunque tiene que verlas a escondidas u omitir que fueron su pareja algún día, porque, claro, la novia oficial no es pendeja (como ninguna lo somos, aunque a veces nos convenga hacer ver que sí).

Para nosotras, en cambio, los ex son pasado. Hay que estar muy loca para recaer con un ex, y sin embargo a veces lo hacemos, pero suele ser cuando aún sentimos algo por él, o cuando no nos gusta nadie y resulta que el ex es un fiera en la cama (o estamos necesitadas y aburridas: coctel mortal).

Mi amiga Raquel tuvo un novio al que bautizó como “Sex machine”, y el apodo no era gratuito: su táctica infalible consistía en recrearse con el cuerpo de ella, con cada rincón, detalle, y zona sensible, sin tiempos y en cualquier espacio. Su objetivo principal era que ella tocara el cielo durante horas, y eso era justo lo que lo llevaba al éxtasis. El amante ideal, sin contar que estaba buenísimo, pero eso sólo era un extra. Por eso después de cortar recaían (en la cama) cada dos por tres, sin importar que él siempre tenía novia, era un hombre con demasiado amor que dar. Particularmente yo soy de la idea de que este tipo de hombre no debería tener pareja. Dios le dio un don y debería dedicarse a repartir placer a cuantas mujeres se pueda y descartar la exclusividad, ¡por un mundo de mujeres multiorgásmicas! (Si eres de estos hombres y tienes pareja, al menos plantéate la opción swinger, compartir es amar…).

Lo importante de los ex, tuyos o de tu pareja, es jamás permitir que interfieran en tu relación actual. No hay nada más cagante que una ex que siga rondando a tu novio y que él no le ponga el freno. Ustedes, hombres, siempre creen saber que no hay peligro, que ella sólo está molestando por molestar o que sólo quiere ser amable por llevarla bien. Nosotras, las novias actuales, identificamos perfectamente las intenciones de esa mala pécora. Mensajitos a altas horas de la noche, exceso de demostración de cariño cuando te ve, ropa demasiado provocativa, y llamadas de atención tipo “necesito tal cosa” cuando se lo puede pedir a otra persona, ¡no son normales! Así que si no quieres broncas con tu novia, te recomiendo que te alejes de esa #bitchdesubicada, o tu pareja acabará pensando que la estás engañando con “ésa”.

También puede pasar que tu ex sea buena onda de verdad e incluso que sean amigos sinceros. El caso que me calla la boca cuando me atacan suspicacias respecto a la amistad entre ex, es el de mi propia banda, @GomaPop: Hugo se quedó soltero, Mau pensó en presentarle a su amiga y ex: Paola, y éstos se flecharon y casaron en menos de dos años. A día de hoy los tres son los mejores amigos, y soy testigo de conversaciones entre ellos totalmente surrealistas para mí. Mau recuerda: “Sabía que con Paola te ibas a animar porque es muy buena onda y coge rico…”, Hugo asiente orgulloso y se lo agradece, y Paola se caga de la risa con el piropo, mientras le pinta las uñas a Denisse, la actual novia de Mau y ya también amiga de Paola. Yo los miro como a los swingers, con admiración y sabiendo que están en otro nivel inalcanzable para mí.

Entonces, si eres muy amigo de tu ex y quieres que así siga siendo, dilo desde el principio y sobre todo, no dejes que tu novia se entere por otra persona ni cuando ya lleve rato conociendo a tu ex sin saber que lo es. Claro que si ya la cagaste y ella se enteró más tarde de la lista de mujeres que te pasaste por la piedra y que encima siguen en tu vida por una cosa u otra (amigas, compañeras de trabajo, etcétera), asume que lo más seguro es que tu novia las odie a todas por siempre. No te pelees con eso, así somos nosotras, tal vez no lo parezca, pero en el fondo nunca olvidamos que ellas te vieron desnudo, saben lo rico que besas y todo lo demás, y que tú te las tiraste, punto. Eso sólo puede generar un odio irracional en nosotras, pero no pasa nada, es normal. Y con el tiempo se nos pasa. Dicen.

Por eso yo apuesto por aclarar desde el principio su “política de ex”: si les van a hablar o no, si quieren saber quiénes son o no, si van a ser amigos o no… Para evitar sorpresas. Una vez acordado y aclarado, lo aceptan, lo respetan ¡y prohibido hacer panchos!

Si por otro lado tú eres la ex, muérete. No es cierto. Seas hombre o mujer, respeta la nueva relación, tu momento ya pasó y ya no debes meterte entre una pareja, y no porque te puedan partir la madre, que igual y también, sino porque no te vas a librar del dios Karma, que nunca falla. Ja.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Sigue leyendo
LAS REGLAS DE MI EX PARTE 1
Leer más
Formas de vengarte de tu ex con mucho estilo
Leer más