DE ROL CON IRAIS: CONOCIENDO UNA BARBER SHOP

En los últimos años nos hemos topado con el boom de las barberías, ese lugar que es especial para los hombres en el que no sólo se arreglan la barba, también pasan tiempo con ellos mismos y con sus amigos, por esa razón me di a la tarea de visitar Barber shop y saber a ciencia cierta que tan interesantes son.

Primero tengo que decirles que esto no es algo nuevo, el oficio de cortar el cabello con navajas surgió desde la época romana, pero el concepto que vemos hoy fue recuperado por el público hipster (sí todos aquellos con lentes de pasta, camisa de cuadritos y barbas delicadamente cuidadas) en el que se remontan a la década de los 40s y 50s donde los hombres acudían con el barbero/peluquero para que les arreglaran el bigote y este quedara acorde con el corte de cabello.

En ese tiempo las “barberías” era fácilmente identificadas por tener un cilindro tricolor (rojo, azul y blanco) sillones grandes de piel en color rojo o negro, la espuma, la navaja especial y el tradicional periódico para que los clientes leyeran. Hoy en día todo es muy distinto.

Al entrar a las “barber shops” de la CDMX nos encontramos la combinación entre lo tradicional con tintes choppers debido a que varias de ellas han juntado el arreglo del hombre con los tatuajes, salas de billar e incluso adornos de autos y motos lo que hace muy interesante la experiencia.

Al caminar y entrar al salón principal me llama la atención como hoy los hombres se cuidan mucho y no sólo eso, lo disfrutan. La música es justo la que les gusta, lo mismo escuchamos Metallica, The rolling Stones, The doors (recordando los viejos tiempos) que algunas canciones de reggaeton, acompañados de una fría cerveza o infusiones para aquellos que no rompen la dieta.

En la lista de servicios las barberías por lo regular ofrecen los cortes de pelo, retoque de bigote, diseño de barba hasta llegar a faciales con exfoliación, aceites especiales y manicure.

Pero ¿por qué ahora es tan cool ir a un lugar así? La respuesta nos la dan algunos de los clientes y es que a diferencia de una estética tradicional, en las barberías se preocupan más por los detalles, los reciben con una bebida y se puede ir en bola.

Sí ustedes son de los que no se deciden o no saben sí conviene ir la respuesta tiene dos opciones, la primera de ellas es que aunque ustedes no lo quieran reconocer, los productos de las barber shops son similares a los de un spa, pero la diferencia radica en la experiencia y la masculinidad.

La segunda respuesta va relacionada con el precio y es que mientras en una estética unisex el corte cuesta alrededor de 70 pesos, en las barberías el servicio oscila entre 200 y 900 pesos (dependiendo la ubicación del lugar).

Así que sí eres curioso y quieres experimentar un día distinto, la recomendación es acercarte a la que más te guste, checa la lista de precios para que no te vayas a sorprender y déjate consentir por un concepto que no es nuevo, pero que sin lugar a dudas te va a encantar.

Nos vemos en el próximo de rol, un beso.

Por Irais Rasgado @IRAISRS