Buscar
x Cerrar
Entretenimiento Guía Playboy Chicas Galerias Sexo y Erotismo Playboy se lee
x
PUBLICIDAD

EL GUION MÁS PERFECTO JAMÁS ESCRITO EN LA NFL

PUBLICIDAD

LA CORONACIÓN DE LAS ÁGUILAS DE FILADELFIA COMO CAMPEONES DEL FUTBOL AMERICANO NOS RECUERDA QUE EL DEPORTE ES UNA FÁBRICA DE HISTORIAS FASCINANTES, PACIENTES, DIGNAS DE UN OSCAR.

 

“Por supuesto que la suerte importa en el futbol americano. No tener un buen quarterback es de pésima suerte”. Don Shula, ex jugador y ex entrenador de la NFL

 

Lo sabían. Se prepararon sin causar la menor de las sospechas. Tejieron pacientes cada juego, cada éxito, cada tropiezo. Planearon con absoluta precisión cada instante. Aprendieron de los fracasos. Se levantaron una y otra vez sin temor alguno a ser nuevamente revolcados por las críticas. Elaboraron un guion cinematográfico perfecto.

 

PUBLICIDAD

POR CARLOS GUERRERO WARRIOR @carloslguerrero

 

Y fue en la nueva entrega de esta saga donde se cumplió el adagio de que la tercera siempre será la vencida. Señores, las Águilas de Filadelfia tardaron 85 años en cumplir con la histórica misión de ganar su primer campeonato.

Firmaron, cual Declaración de Independencia, que en su tercera aparición en un Súper Tazón se convertirían en los dueños del codiciado trofeo Vince Lombardi. Por eso “pactaron” perder en 1981 y en 2005, para comenzar a planear desde entonces que su primera conquista se gestaría en la gélida Minneapolis.

Hazaña que de inmediato los desterró del nada envidiado puñado de franquicias que “presumen” nunca haber tenido en sus manos el codiciado trofeo creado por la afamada casa Tiffany. Buffalo, Cincinnati, Atlanta, Carolina, Los Ángeles, Tennessee, Arizona, Cleveland, Detroit, Jacksonville, Houston y Minnesota ya no verán de la misma manera a la franquicia de Filadelfia. Entenderán que hoy son los tiempos del #FlyEaglesFly.

Y la historia resulta fascinante cuando entendemos que lo hicieron de la mano de Jeffrey Lurie. Cinéfilo, productor y empresario cinematográfico nacido en Boston, fanático de la NFL que durante décadas llevó en el corazón los colores de Patriotas de Nueva Inglaterra. Doug Pederson, mariscal de campo poco brillante en su juventud, en doce años como profesional lanzó más intercepciones que pases de anotación, eligió ser dirigido por históricos como Don Shula, Mike Holmgren y Andy Reid. Ensayó como coordinador ofensivo y como entrenador de QBs en Kansas City y Filadelfia hasta que decidió, hace apenas dos temporadas, firmar como máximo responsable de las Águilas. Fue ahí cuando planeó disputar un título ante Belichick y su intimidante aplanadora patriota, aun sin su quarterback titular Carson Wentz, como para meterle dramatismo al guion.

Vayamos con Nick Foles, quien como novato tuvo un inicio prometedor. Orillado a dejar el proyecto en Filadelfia, tuvo un paso efímero por San Luis y Kansas City. Foles pensó en el retiro como profesional hace tres años, pero decidió regresar una vez más, consciente de que sería eterno suplente y sombra de Wentz. Lo que nunca imaginó es que con una lesión de Carson y tres partidos restantes de temporada regular, recibiría la oportunidad de comandar al equipo, de vencer en playoffs a Atlanta y a Vikingos y convertirse en el primer mariscal que lanza y recibe un pase de anotación en una final hasta alcanzar el MVP.

Y qué decir de la ciudad de Filadelfia con casi 2 millones de habitantes poco acostumbrados a celebrar títulos deportivos. Estaba dicho que tardarían diez años en festejar de nuevo en la Broad street, pero ahora por un campeonato emplumado. Y es que en los últimos 35 años han celebrado apenas tres títulos: en 1983 con los 76ers ganando a los Lakers y con los Phillies en 1980 y 2008 tras vencer a Royals y Rays respectivamente. Philadelphia Union de la MLS y los Flyers de la NHL continúan en busca del escritor perfecto para elaborar épicos capítulos.

Y como si todo lo descrito no fuera suficiente, el epílogo apareció con una brusca sacudida al hombre récord, al QB que al pisar el césped del US Bank sería el más longevo en un partido de esta clase buscando convertirse en el único jugador con seis anillos de Super Bowl. Brady se quedó con las ganas.

Son de esas historias que siempre la NFL tiene en el tintero. Como si supiera que Foles tuviera los tamaños para desafiar al grande. Como si supiera que Pederson tenía las agallas para enfrentar al coach más ganador de la liga.

Nada falló. Todo salió conforme a lo acordado si esto hubiera sido escrito como otra de las tantas asombrosas historias que siempre la NFL tiene. Digna de un premio Oscar como mejor guion original, ¿no lo creen?

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Sigue leyendo

No encontramos notas relacionadas.