Buscar
x Cerrar
Entretenimiento Guía Playboy Chicas Galerias Sexo y Erotismo Playboy se lee
x

Ballarta = 1, Dios = 0

PUBLICIDAD

Lo leí. Todos lo hicimos. Así que Carlos Ballarta se salió con la suya. De entrada, fuimos “putos” porque el comediante de la melena y los lentes oscuros hizo colgar una manta enorme con la leyenda “Puto el que lo lea” durante su primera actuación en el Teatro Metropólitan.

Atrás de él, una cruz invertida. Porque este show, escrito y probado un año después que la célebre Furia ñera, lleva por nombre Dios está muerto. Una frase tomada de la filosofía de Nietzche transformada en un show de stand up comedy en el que Carlos Ballarta nos transporta a su primera gira europea, sus bloqueos creativos, el desconcierto que le genera vivir en un condominio en el que su conserje es caucásico, algunos guiños hacia la política y hasta la física cuántica y la participación que un ente de la quinta dimensión pudiera tener en la nuestra.

Fotos de José Jorge Carreón/ cortesía de OCESA

CARLOS BALLARTA.
Abridor: Emiliano Gama.

Ballarta suela un chiste detrás de otro. Se mueve lento en el escenario, como lo haría un león al que los ojos le pesaran de sueño. Su ritmo, aunque ya no es tan pausado como en sus inicios, mantiene ese tono de voz que te mantiene en suspenso hasta que te dispara a quemarropa el remate.

Su pluma se ha transformado. Cada vez habla menos de la cotidianeidad del chile que pica contra el que no pica y ahora explora vetas hilarantes más elaboradas. Acorde con el título de su nueva rutina, en un momento se pone a hablar sobre el cristianismo. Pese a todo, su talento para arrancar carcajadas y aplausos sigue haciendo efecto.

Poco después de una hora de haber subido al escenario del Metropólitan, Carlos Ballarta se despide. Invita al escenario a su cómplice, manager y amigo, Jonás Fierro, así como a su pequeño hijo, “para que viera trabajar a su papá”.

Lo último que leíamos antes de abandonar el recinto de Artículo 123 es una manta que nos recordaba que Carlos Ballarta se había salido otra vez con la suya. Nos hubiéramos ido con le favor de Dios, pero alguien ya lo había matado de risa.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Sigue leyendo
Instagirl: Hannah Spence, la ninfa de la sensualidad
Leer más
Ingrid Brans: deseo, sensualidad y tatuajes
Leer más
Q-Norte-entrevista
Q-Norte, entre la banda y el rock
Leer más