INFLUENCER: JUANJO HERRERA

MÚSICO, CONDUCTOR DE LIVE FROM E!, DE E! ENTERTAINMENT LATINO, ADEMÁS DE GENERADOR DE CONTENIDOS DESDE SU CANAL DE YOUTUBE, SE DEFINE COMO UN TIPO QUE CRECIÓ LLAMANDO POR UN TELÉFONO DE DISCO Y HOY LLEGA A TI A TRAVÉS DE UN CELULAR.

 

Fotografía de Miguel Ángel Manrique @Mann_fotografo

1. Antes teníamos el concepto del estilo de vida como algo inalcanzable. Pero en el momento que Internet hizo que el mundo se globalizara y tuviéramos a Madrid y Nueva York a un clic de distancia la moda se puso de moda y lo aspiracional se transformó.

2. Hubo un tiempo en que el hombre tenía que ser macho y rudo, pero esa idea también se modificó. Parte del empoderamiento de la mujer es que los hombres podemos ser objetos de deseo para ellas y tenemos que vernos bien y cuidarnos.

3. México es surrealista. Hay quienes tienen las cosas más caras del mundo, pero a la vez hay mucha pobreza. Y nuestro estilo es muy kitch, porque en Garibaldi, por ejemplo, confluyen los más ricos con los no tan ricos. Vivimos entre fritangas y Louis Vuitton.

4. Nací con el teléfono de discado, en la secundaria mi mamá me dio un celular enorme y hoy tenemos el mundo entero dentro del celular. Ya no hay pretexto para ser ignorante, porque de cualquier cosa que nos preguntemos, la respuesta está a la mano.

5. Me parece muy responsable informarme bien antes de dar una opinión acerca de cualquier tema, sean las Kardashian o lo que está sucediendo políticamente en Venezuela. Soy irreverente, pero también intento tener un impacto social.

6. Desde que vi un tatuaje cuando era niño supe que acabaría muy tatuado, pero no tenía permiso para hacerlo porque vengo de una familia poblana muy tradicional. Sin embargo, a los 16 años me fui de mi casa y a los 17 me hice el primero. Hoy tengo 33 tatuajes. Para mí, todos forman parte de un mapa de vida, cada uno me recuerda dónde me lo hice y porqué. Dos de mis favoritos son los ojos de mi gato en las manos.

7. La generación antes que la mía le tenía mucho miedo al cambio. Pero ahora, los que queríamos utilizar la ropa con agujeros cuando éramos chavitos tenemos la situación de poder como para ponernos esa ropa rota, pero de diseñador.

8. Viajo y uso Airbnb, pero eso no me quita que si voy a Las Vegas entienda que ahí no tiene sentido y prefiera un hotel. Los viajeros siempre han buscado experiencias para presumir. Antes llevabas una cámara réflex y cuando ibas a revelar el rollo cruzabas los dedos para que no hubieras cerrado los ojos en ninguna. Ahora no, ya no dependes de una agencia de viajes, puedes googlear inmediatamente cuánto te cuesta ir a Hong Kong y proyectarlo.