PLAYMATE DERRUMBA MITOS SEXUALES

Nadie, ya bien entrados en el siglo XXI, puede seguir creyendo que masturbarte en exceso puede dejarte ciego (aunque la expresión “en exceso” ya te puede acarrear otra serie de problemas); también prevalece la eterna discusión de que “el tamaño importa”. Es por eso que la Playmate Courtney Culkin, Miss Abril 2005, salió al paso para derrumbar de una vez por todas algunas de estas falaceas. O sea, ¿quién mejor que una despampanante Playmate para poner las cosas en su lugar? Aquí sus verdades.
1. El alcohol te hace durar más
Tomar alcohol y tener sexo la misma noche puede ser tramposo para aquellos que no conocen sus límites. Puedes durar más si tomas la dosis adecuada, pero si te pasas de vivo, lo más probable es que no consigas “levantarlo”.
2. El tamaño de mi mano está relacionado con el de mi pene
Este es un clásico desde la preparatoria (si no es que antes), lo sorprendente es que tiene algo de verdad. Estudios han demostrado que los hombres con el dedo índice más corto que el anular tienden a tener penes más grandes. ¡Niega que te estás viendo la mano en este momento!
3. La verdad de las “blue balls”
Es la expresión estadounidense para cuando ciertas mujeres “prenden el boiles y no se bañan”, esa sensación de insatisfacción y frustración que es más bien cruel que otra cosa. Pues resulta que es una condición médica real de la que estudios muestran que requiere investigación más a fondo. Mientras, Courtney recomienda que “tomes el asunto entre tus manos”.
Nuestra experta, Courtney Culkim, Playmate Abril 2005
4. El tamaño importa
Muy posiblemente el más grande mito sobre sexo que existe, uno que ha sido derrumbado y reconstruido varias veces, en todos los caso, llevado dimensiones mayores de las que en realidad tiene (hablando del mito eh). Resulta que para este tema (a reserva de casos realmente extremos), Courtney asegura que básicamente todo se reduce (otra vez, hablando del mito eh) a “no es el tamaño lo que importa, si no cómo lo uses”.
5. ¿A las mujeres les gusta el porno?
En algún momento “porno” se convirtió en una palabra lasciva, que hablaba del “sucio” hábito abundante entre hombres desde los 13 a los 65 años y que resultaba desagradable para el sexo opuesto, pero estudios hoy demuestran que las mujeres gustan tanto del porno y los materiales eróticos tanto como los hombres. La cosa es que los del genero masculino resultan ser más repulsivos al respecto, dice la bella Courtney, ¿tú le vas a decir que no?