VOLVER AL PASADO

¿Qué viene luego de la muerte de Hugh Hefner? Digamos que el fundador de Playboy propuso el encauzamiento de la revolución de la sexualidad del mundo de la posguerra a través de pautas y patrones de libertad —sobre todo para la mujer— bien entrada la segunda ola de la era industrial.

POR: Pedro Ferriz de Con

@pedroferriz

Pero ahora, nuevamente hay prisa para identificar cambios vertiginosos. Los patrones de libertad con los que se expresan los jóvenes en el final de la segunda década del siglo XXI sorprenden, aunque son tan rápidos que ni siquiera hay tiempo para ello.

La generación que más experimenta esa evolución apenas rebasa los 20 años. No tiene planes para casarse joven, quiere vivir con sus papás sin que necesariamente sea para convivir con ellos. Se instala en el refugio de su recámara para salir todos los días a volar encerrado en su mundo a través de la red. Participa, inquieta, provoca, activa y patalea en Instagram, Snapchat… y todo eso, y hace su mundo en una virtual propuesta infinita, que casi lo obliga por horas a vivir en el “éter” de lo irreal… Real para él.

Ahí se gesta el nuevo mundo que queriéndolo o no, propone una “inteligencia colectiva” que se instala en la inmediatez. Cero pensar en hacer planes para el futuro. Estamos en el aquí y el ahora. No quiero compromiso y menos responsabilidades.

Si la pauta de la sociedad se rige por el superlenguaje del dinero, gozar de la vida sin él se presenta atractivo.

La competencia marcada por las capacidades individuales está siendo borrada en los nuevos formatos de la educación.

Los jóvenes ya no van por una calificación. Van por la expansión del conocimiento. Resisten la formalidad de la relación institucional que antes había entre el maestro-alumno y ahora de trata de ligar “colegas” con intereses comunes y alcances diversos, que no deben ser forzosamente tasados con un grado de aprobación numérica. Los jóvenes no van por el 10… van por el viaje que les propone una nueva forma de aprender.

Es claro que todo está siendo sometido a una revisión constante. Los puntales del desarrollo se renuevan, revisan y sufren una increíble metamorfosis. Ya nada es igual.

Hago toda esta reflexión porque no quiero dejar a mi gente inadvertida de cumplir con los nuevos esquemas. Países completos quedarán a la saga del desarrollo si no lo entienden. Serán ¡subpaíses! Alejados de la punta de la lanza.

Todo este ritmo del futuro hecho en presente requiere de una sola expresión.

Acabó el tiempo de la improvisación.

Es la sistematización de los procesos la rectora de toda la actividad humana. Estamos creando un modelo de estandarización de la vida moderna que será el marco de referencia del modelo de una felicidad pretendida. Si los seres humanos, cada vez más por millones, cada vez más longevos, habremos de encontrar la solución de satisfactores que nos lleven a metas y objetivos con claras estrategias, éstas no podrán estar al margen de la tecnología.

Hace poco Stephen Hawking previó un confort futuro de la humanidad basado en la INTELIGENCIA ARTIFICIAL. Hago un llamado a nuestra especie lectora para que no dejemos que la solución general al planteamiento de nuestra cita con el futuro sea dejada en manos de máquinas e irrealidad.

Mi mundo… el que conocí hace décadas, es hermoso. Mi creatividad e imaginación son propias y de nadie más.

Abrazo mi situación actual. Me gusta el mundo y los cambios que propone… aunque no estoy dispuesto a olvidar el pasado. Por una razón muy
simple. No sólo a mí me pertenece. También es tuyo, aunque no lo hayas vivido. Nunca olvides que donde estás viene de un dónde estuvo.

No pierdas de vista que en el futuro habremos de echar la mirada al pasado para no olvidar lo que fuimos… y entonces ser lo que seremos, tomados del brazo de la memoria humana. Gracias por seguir mis pensamientos.

¡Pensemos que pensar sigue siendo de lo poco que aún es gratuito en esta existencia, donde todo tiene un costo!