EL SEXO EN LA REVOLUCIÓN MEXICANA…

Si bien es cierto que entre más avanza la tecnología las alternativas en el plano sexual cambian, ya hemos hablado del sexting, cyber sexo e incluso avatares con los que puedes tener una vida intensa pero no real. Un estudio publicado Archivies of sexual behavior nos dijo que la “generación Z” y los “millennials” tienen mucho menos sexo que sus padres, y si lo comparamos con la época de los caudillos y grandes revoluciones, podemos decir que estamos “en la calle de la armagura”.

Resulta que una de las épocas en las que más se experimentó con el sexo en nuestro país no fue los “70´s” con el movimiento hippie y liberación sexual, se trató de la época de la Revolución Mexicana donde no sólo hubo libertad, tampoco se generó ningún tipo de compromiso y no pasó nada.

En plena guerra hombres y mujeres salían de sus casas y dependiendo el bando donde pelearan eran los recorridos que se hacían, llegaban de ciudad en ciudad a instalar cuarteles militares y ahí aprovechaba para conocer a las jóvenes damiselas de la zona y tener relaciones sexuales sin que se le prometiera regresar y mucho menos matrimonio.

Se dice que uno de los íconos de este triunfo sexual es el mismísimo Francisco Villa con el dicho “y sus dos mujeres a la orilla” frase que refiere a sus acompañantes, pero este número ni remotamente llega a lo que realmente representó. Los archivos históricos nos dicen que “Pancho Villa” se casó 28 veces por la iglesia (muchas bodas falsas), tuvo poco más de 200 amantes y 27 hijos producto de sus relaciones tanto formales como informales.

Otro que no se quedó atrás fue Emiliano Zapata quien su carisma y personalidad encantadora trajo muertos tanto a mujeres como hombres. Su look muy masculino con bigote largo, sombrero charro y actitud gallarda hizo que tuviera poco más de un centenar de amantes, mientras claro la esposa lo espera en casa con los hijos. En esa época el término “bisexual no era utilizado” pero se tiene registro histórico que muchos soldados del batallón decían “Mi general es tan hombre que se mete con hombres” juzgue usted mismo.

Pero no todo era en el lado de los caudillos, las mujeres también tuvieron sus historias como las “Adelitas” o soldaderas, las cuales no sólo eran el apoyo para suministrar armas, tener una estrategia militar y llegar como avanzada a los pueblos para despistar al enemigo, ellas tuvieron su parte erótica en la que elegían con que soldado irían a la cama y no al revés.

Una vez terminada la revolución se regresó a la sociedad conservadora, en la que se juzgó a quienes vivían una sexualidad plena y abierta, pero la historia no miente y nos deja claro que los mexicanos siempre hemos sido “candentes” en nuestras relaciones…. Y ustedes cómo están en el plano sexual? ¿Sus números se acercan remotamente a lo de estos héroes nacionales?…. Les mando un beso y nos leemos en el siguiente Rol.

 

 

Por Irais Rasgado @IRAISRS