Suscríbete:
domingo, 23 de julio de 2017

RODADA 2.0: A VECES NO ME GUSTA EL QUESO ¿A TI?

Por Elizabeth Santana @ElixMorgana

 

A finales de año se estaba organizando un critérium y para evaluar el nivel de competencia de cada una de las chicas que deseara participar se realizó una encuesta. Vagamente recuerdo que una de las opciones múltiples era “sí me gusta el queso”. Y si bien no recuerdo literal la pregunta, sé que hacía alusión a tu destreza para conducirte entre los autos, es decir a “ratonear”, y a mí, a veces no me gusta el queso.

Sin embargo, sé que debo de ir tras él, pues hacernos visibles en las calles es básico. Ver y ser visto es parte de las reglas de sobrevivencia en el asfalto, por lo que incluso si estás en pleno alto debes buscar posicionarte de nuevo hasta delante, enfrente de los coches y detrás de las líneas peatonales. Incluso, puedes checar en la página 58 del Manual del Ciclista Urbano los puntos ciegos de los autos, así como tips para anticipar movimientos.

Y aunque soy bastante moderada para manejar la bici, de vez en cuando disfruto esa adrenalina de medir el punto exacto entre la estreches de los coches, como dice un amigo, se trata de rebasar por todas partes, pero para mí hay trayectos a los que sí le sacó. Aunque en la mayoría de las ocasiones, se trata simplemente de negligencia automovilística en la que ni logran pasar ni te seden el paso. En ese caso, hasta disfruto ratonear.

Nadie puede negar esa sensación de alegría de sentir como avanzas y sigues avanzando mientras el tránsito vial está paralizado. La velocidad promedio entre un automóvil y una bicicleta en CDMX no son muy distintas, de entre 14 y 16 km/hr. Digo, tampoco se trata de que nos crucifiquen a los ciclistas, porque pues tampoco es que andemos como en la película de Premium Rush.

Confieso que el otro día en un semáforo en alto choque con la caja de un motociclista, y bueno, creo que lo asusté. Sólo buscaba hacerme visible, la distancia entre auto y auto no existía y me cerraron el paso al quererme apropiar del carril, así que busqué la cercanía a las cebras peatonales para ganar visibilidad, pues sabía que más adelante llegaría a Viaducto y que muchos tomarían la lateral a la derecha…

¿A ti te gusta el queso?