RODADA 2.0: SOUL SPIN, SPINNING EN LO OSCURITO

Por Elizabeth Santana @ElixMorgana

Hace un par de días me invitaron a una clase de Soul Spin, y si traducimos estas palabras significan un “giro del alma”, pero una clase de soul spin es algo parecido a una clase de spinning en la oscuridad. Es decir en bicicletas fijas, con zapatos especiales para ello con clips al pedal, y con música a todo volumen.

La verdad si me preguntarán cómo resumir qué es una clase de soul spin, diría que es la zumba de los ciclistas. Es una actividad demandante pero en verdad sales muy feliz y sí exorcizas toda las marañas mentales que trigas en la cabeza, porque literal, te desconectas por la atmósfera que logran recrear.

El Soul Spin que conocí se ubica en Prado Norte 439, en Lomas de Chapultepec, y fue idea de tres mujeres. Y de acuerdo con ellas en cada clase de 45 minutos quemas alrededor de 500 a 700 calorías. Son aptas para hombres y mujeres, y sin embargo, las que más asisten son chicas.

En palabras de ellas “esta clase de indoor cycling se sale de lo convencional y se reinventa de diversas maneras”. Por ello incluye un instructor motivacional, que con su playlist de rock, pop y hasta reguetón te permite disfrutar cada movimiento; pues se incluyen rutinas para fortalecer abdomen o incluso pesas para reafirmar los músculos de los brazos.

De acuerdo con ellas, el hecho de pedalear a oscuras te hace sentir menos presión por el resto de la clase, pues aunque es una clase estándar puedes bajar tu ritmo hasta ir adaptando tu condición física, pues dentro de los ejercicios se pone en juego la coordinación y velocidad; se simulan sentadillas y lagartijas aún arriba de la bici.

Este Soul Spin sólo tiene 15 bicis porque apuestan a una especie de clases personalizadas, pues incluso no pagas membresía o anualidad sino por clase que puedes reservar vía web. Y la idea es que no te sientas con la presión de “ir a hacer ejercicio”, de hecho dicen se trata de un estudio boutique.

Creo que son un excelente ejercicio de cardio, de esos que todos deberíamos hacer mínimo una vez al mes para reiniciar nuestra cabeza, el cuerpo y el corazón. Y me gustaría mucho que este tipo de conceptos se popularizarán y cada vez más personas pudieran tener acceso a ello, pues incluso hace un par de meses tuve la oportunidad de ir a otro estudio boutique en Interlomas, sólo que ahí en vez de llamarlo soul spin lo le decían soul cycle, pero es lo mismo…