LOS LIBROS QUE HICIERON EL 2017

Sí, es temporada de listas literarias, y aunque algunos las odien y las vean como competencias de egos entre escritores, otros preferimos verlas desde la perspectiva del lector, como una posibilidad de acercarnos a autores y obras que pueden tocar nuestros gustos o que podemos dejarlos pasar sin ninguna consecuencia. Así que aquí va la lista de #LibrosAlDesnudo de Playboy México, cuya intención es compartirle al lector algunos títulos que cimbraron la mente de quien esto escribe, esperando puedan hacerlo con la suya, ahora o en algún momento de la vida. Que la disfruten.

1.-La vaga ambición. Antonio Ortuño. Ed. Páginas de Espuma.

Nuestra gloria nacional literaria contemporánea, que desde hace años nos está acostumbrando a obras extraordinarias, publicó este 2017 un libro de cuentos que rompió con todas las expectativas. “La vaga ambición”, editado por la española Páginas de Espuma (cuyo editor, Juan Casamayor recibió este año en la FIL Guadalajara el Homenaje al Mérito Editorial); son una serie de cuentos sobre el ejercicio de la escritura desde una perspectiva personal (del personaje Arturo Murray), que narran la real trayectoria y la poco idílica profesión (¿arte?) de contar. Sí, existe variedad de autores que han abordado la escritura como tópico, pero lo que sobresale de Ortuño es la manera tan honesta de transmitir las vicisitudes de quien se embarca en este a veces glorioso, a veces ingrato, mundo literario; no teniendo como cúspide el éxito sino el sentido humano de quien se concibe como un escritor y no como un gurú o un intelectual. Mención aparte el estilo creativo, irónico y crítico con el que el jalisciense describe las atmósferas, las situaciones y los personajes. Un libro breve pero poderoso que se vuelve sin duda la biblia de los escritores incipientes y que engancha a cualquier lector.

Perro de ataque. Darío Zalapa. Ediciones B.

Darío Zalapa logra lo que pocos: publicar una primera novela que golpea al lector con la furia de no querer complacer sino comunicar. Su escritura franca gusta y se agradece. Vamos, no nos engañemos, muchos conciben su primer libro con el cuidado de tocar suavemente al lector para evitar etiquetas o malas críticas, sin embargo la honestidad del escritor michoacano deriva en una novela que sacude por la crudeza del tema y los personajes y rebasa las fronteras a veces ya delimitadas del género negro. Pareciera que la narcoliteratura y el noir ha alcanzado un estado complaciente, fracturado de buena manera por algunos autores, como es Zalapa que narra la caída la abismo de los personajes de esta historia que viven en una sociedad dominada por un gobierno miserable cuyos vínculos con el narcotráfico rigen todas las formas de existencia. La trama va de un cadáver que provoca un efecto dominó en los implicados, donde el periodismo (particularmente la nota roja), la venganza, la ciudad que vive de noche entre luces de neón, alcohol y prostitutas; el narcotráfico y las corruptelas, hacen de esta novela negra una cruda travesía. A resaltar el lenguaje tan preciso y acorde a los personajes. Darío no tiene miedo a decir las cosas como son, pero sobre todo a que los actores de “Perro de ataque” piensen como deben pensar, así que quien la lea debe saber que le hablaran, como suele decirse: “al chile.”

 

 

Los no muertos. James Nuño. Ed. Paraíso Perdido.

 

Esta novela fue publicada a finales del 2016, teniendo como punto de partida la FIL Guadalajara, sin embargo durante el 2017, a paso seguro, ganó un buen número de lectores y también buenas críticas, producto de una obra ambiciosa que rompe paradigmas dentro del género de la ficción. Nuño narra la historia de un grupo de amigos que se ven involucrados, junto a la sociedad a la que pertenecen, en una epidemia que va atacando paulatinamente a todos y los va transformando en algo extraño, seres que causan temor justo por su incapacidad de clasificación (el miedo a lo desconocido). Podría pensarse que son muertos vivientes pero la premisa va mucho más allá, por ello no debe reducirse a ello, son los personajes y su psicología, sus temores y fantasmas los que van moviendo los hilos de la novela, al estilo de Richard Matheson y su famoso “Soy leyenda” o de las obras de John Carpenter donde regularmente estos seres, lentos y en realidad poco atemorizantes, son más bien puntos de detonación para el verdadero terror: enfrentar los propios demonios. “Los no muertos” es una pieza de alrededor de 400 páginas cargada de tensión literaria que mantiene al lector atento a las decisiones de los personajes tanto como a las situaciones derivadas por la extraña enfermedad. Una novela que en la propia desolación se encuentra la luz.

Middlesex. Jeffrey Eugenides. Ed. Anagrama.

Este 2017 leí bastante, muchos libros que en realidad ya no recuerdo y si lo hago no sabría decir bien de qué fueron, ese fue su alcance. No obstante hubo otros que sufrí porque terminaron o que me llevaron a sensaciones de extremo placer, los cuales considero vale la pena no olvidar, entre ellos esta novela de Jeffrey Eugenides, un libro tan chingón que cuenta la historia de Cal, un hermafrodita de ascendencia griega que convertido en un diplomático avecindado en Alemania, narra la historia de las generaciones anteriores a él que fueron pasándose el gen que lo terminó convirtiendo en lo que es. Eugenides cuenta la migración de la familia Stephanides de Grecia por el conflicto greco-turco de las primeras décadas del siglo XX, y su adaptación a la vida en los Estados Unidos. Una odisea fantástica donde hace énfasis en las percepciones de los personajes, sobre todo en Callie, que es educada sus primeros años como niña y que en la adolescencia se descubre hermafrodita, apropiándose de una identidad masculina y huyendo de casa en búsqueda de sí mismo. Soberbia esta novela que ganó el premio Pullitzer en el 2004. A resaltar estilo y formas de grandes novelas, dígase “Cien años de soledad”.

 

 

Por Jaime Garba @jaimegarba