#LeerALaPlayboy: Libros y sexo, el arte de la literatura erótica

El sexo y el erotismo son parte natural de los seres humanos, y aunque muchas sociedades a través de la historia se han empeñado en silenciar los placeres del cuerpo, ese cosquilleo, sensación fenomenal que nos recorre la piel y que llamamos excitación, siempre estará presente.

Por Jaime Garba (@jaimegarba)

El sexo no le es ajeno a nadie y lo menos que podemos hacer es vivir el erotismo que nos brota de tantas formas sea posible. Una sin duda es la literatura, esta disciplina artística que se ha caracterizado por describir la belleza de las cosas, la realidad y  los deseos del hombre, pero no se asusten, si creen que les voy a hablar de literatura erótica de la vieja guardia, como esas escenas donde Madame Bovary hace el amor con su amante en el carruaje, y  como único indicio saca su mano con parsimonia declarando el orgasmo; están muy equivocados, porque mencionaré un par de escritores que no tienen pelos en la lengua a la hora de escribir sobre sexo, haciendo del erotismo más que un género literario, una forma de vida. ¿Quién quita y entre las hojas de un buen libro erótico encontramos la manera de ser mejores amantes?

INT1

Sasha Grey, la mujer perfecta

Cuando Sasha Grey publicó su novela “La sociedad Juliette”, el mundo editorial se puso patas pa´arriba. ¿Por qué? Por la sencilla razón de que esta escritora antes de incursionar en la literatura era una de las estrellas porno más reconocidas en el mundo. Así es, esta joven norteamericana que había estelarizado alrededor de 200 filmes para adultos de pronto anunciaba un libro de corte erótico. Obviamente todos los ojos se postraron sobre ella pensando si su pluma era tan buena como… sus trabajos fílmicos. La sorpresa fue mayúscula cuando la crítica aceptó que su obra era muy buena. No era un capricho como en muchos otros casos, de un personaje público que quería publicar, no, Sasha, desde la experiencia, maestra del sexo y el erotismo, nos abría las puertas de los placeres por medio de la letra. “La sociedad Juliette” cuenta la historia de Catherine, una estudiante de cine con vastas inquietudes sexuales. Su vida transcurre con normalidad hasta que descubre la existencia de un club selecto que esconde muchos secretos, todos relacionados con fantasías sexuales inimaginables. En este libro no hay límites, en el sexo todo es posible.

Sasha Grey ha dejado el mundo del cine para adultos y actualmente incursiona en otras cosas, como la música y la literatura, para muchos será una lástima no volver a ver al desnudo a esta hermosa mujer, pero su literatura créanlo, bien vale la pena, pues sus letras no son puro erotismo, sino erotismo puro.

El pornócrata del amor

Alberto Vargas Iturbe se ganó a pulso el apodo de “El pornócrata”, se dice que en una tienda de abarrotes que tuvo durante muchos años en Ciudad Neza sostuvo cientos de encuentros sexuales con las mujeres de la colonia donde vivía, a cambio de surtirles la despensa, experiencias que le han servido para narrar magistralmente historias con explícitos toques sexuales.  Este personaje es más que reconocido entre el mundo de la literatura erótica o ero-porno (como le dicen) porque su estilo es único e inigualable, tras leer algunas líneas de cualquiera de sus libros se puede  percibir el libido insaciable de Beto, que escribe sin pudor lo que bien podría espantar a muchos. Simplemente echemos un vistazo a los títulos de sus libros: “El sexo me da Neza”, “Historias lujuriosas”, “Sexo en la trastienda”, obras que hacen pensar que la literatura es todo menos aburrida. El pornócrata además de un autor de culto de la literatura erótica mexicana, es el claro ejemplo de que a pesar de los años (alrededor de 60) el vigor puede mantenerse vivo si se alimenta con la experiencia, y con la lectura.

Estos dos autores son sólo una muestra pequeña del mundo erótico que abunda en los libros, cierto es que no es tan fácil de encontrar este tipo de material, esa escritura que raya en el arte y que transmite ese estremecimiento equiparable a cuando estamos en la intimidad y dos cuerpos se exploran hasta el éxtasis, sensaciones que nos nacen en alguna parte y que rápidamente se expanden a todo nuestro ser… Todo tras el paso de cada página.

SLIDER