HOMBRE ANDROIDE

No deja de sorprendernos el desarrollo de la ciencia y, paralelamente, las nuevas posibilidades del hombre para vivir más y con más calidad. La frase dominante del siglo XXI es: “No solamente se trata de durar, sino de vivir a plenitud”. Hay dos descubrimientos que están impactando este postulado.

 

POR: Pedro Ferriz de Con @pedroferriz

 

Uno que descubre una nueva proteína que le da juventud a la “sangre vieja” en ratones, revitalizándola; es decir, rejuveneciéndola, lo que consecuentemente alarga la vida y el proceso cognitivo de estos pequeños animales.

La proteína conocida como VCAM1, inyectada en ratones jóvenes con sangre vieja de otros, provoca la concentración de ésta en forma de barrera que cubre la sinapsis de su pensamiento. La proteína VCAM1 actúa como una valla que protege del deterioro celular.

¿Qué significa? Si bien, la aplicación del conocimiento sobre lo que se descubrió todavía no es práctico para fines humanos, se tiene la expectativa de que podrá servirnos en el futuro para evitar el desarrollo de Alzheimer…

Lo más sorprendente es que puede ser la llave para “retardar” el envejecimiento de células cerebrales y mejorar la composición química de las condiciones para su funcionamiento. Casos de demencia senil serán susceptibles a tratamiento para evitar su desarrollo.

La VCAM1 es el descubrimiento más sorprendente en la investigación sobre el mecanismo animal intelectual que se ha emprendido hasta ahora. Esta proteína ya es la llave para la prolongación de la inteligencia. Veremos con el tiempo si también incide en el alcance de un ser que trascienda las fronteras de las limitaciones humanas.

 

Por otro lado, para aquellos a quienes nos preocupan las envejecidas rodillas, coyunturas inflamadas o disfuncionales y los “rechinidos” del sistema óseo, ya existe una nueva clase de cartílago artificial expresado en un tejido sintético equivalente a la misma dureza, firmeza y flexibilidad de un cartílago natural.

 

Las “ligas” humanas se desgastan con el uso y, hasta hoy, lo único que se había logrado era su reparación parcial a través de largas terapias o cirugías dolorosas o insuficientes.

 

Luego de décadas de estudio, se acaba de llegar, tan próximo como el pasado 4 de enero, a un polímero mezclado, conocido ahora como hydrogel: una versión de fibras de un compuesto llamado aramid, que empezó a ser utilizado para la confección de elementos súper resistentes en ropa blindada.

 

El descubrimiento es la base médica para el reposicionamiento de rodillas desgastadas que hasta hoy se corrigen con la remoción de “la pieza” para instalar una nueva de titanio. Procedimiento que no da buenos resultados, ya que el implante debe ser insertado en los huesos largos de la extremidad.

 

Los nuevos tendones artificiales son la revolución del esqueleto que podrá devolver ¡agilidad a la vejez!

 

No sabemos hasta dónde llegaremos. Lo que sí queda claro es que cada día que pasa nos acercamos a la eternidad que, aunque lejana, ya no resulta tan mítica como en otros tiempos.

 

Algún día tocaremos las estrellas. Con una mano nuestra, o hecha por el hombre.