Suscríbete:

EL MOCHILAZO: MITOS Y REALIDADES

NUESTRA PLUMA INVITADA ES PERIODISTA DE VIAJES Y BLOGGER EN NOMADAH.COM; EN ESTA OCASIÓN SE REFIERE NO A ESAS EXPERIENCIAS DE LUJO EN LAS QUE TODO ESTÁ RESUELTO, SINO A LA AVENTURA LLENA DE ADRENALINA EN LA QUE EXPLORAS UN NUEVO TERRITORIO A PIE DE BANQUETA.

POR: NICOLE CANUN @nicole_canun

1. REALIDAD: No es como cualquier viaje que hayas hecho. Si se trata de tu primera vez debes planearlo muy bien. Averigua si necesitas ponerte vacunas especiales para visitar algún sitio, cuánta ropa llevar y de qué tipo, bajar las mejores apps y, sobre todo, investiga si los países a los que vas requieren de visa. No olvides tener a la mano copias de todas tus reservaciones y un mapa. Imprímelos, aunque suena old school, ¡recuerda que a los teléfonos se les puede acabar la pila!

2. MITO: Es para cualquiera. Depende mucho de lo hardcore que quieras viajar; si quieres vivir “LA experiencia mochilazo” —lo cual podría representar hostales baratos y ocasionalmente dormir en una estación de tren— hay que tener muchas ganas de aventura. Si todo lo que has hecho antes es irte con tus amigos a Cancún, tal vez necesites pensarlo dos veces.

3. REALIDAD: Ahorrarás mucho dinero. Sí, mismo que puedes usar para comprar cosas y mejor aún, comer bien. Nada vale un viaje si te obligas a probar lo más barato con tal de ahorrarte unos centavos. Ahora, comer rico no es lo mismo que comer caro. Gozar de los sabores de la calle hechos por las manos de una señora no tiene precio. Toma en cuenta la resistencia de tu estómago.

4. MITO: Necesitas ir acompañado. Ninguna experiencia iguala a la de ir solo. El único lugar donde objetaría ir sola siendo chica son algunos países árabes. Pero incluso en esos destinos existen tours especializados a los que te puedes sumar para prevenir malos entendidos.

5. REALIDAD: Necesitas por lo menos dos pares de tenis si es un viaje mayor a diez días. Muchas veces nos lastimamos los pies por forzarlos a una horma determinada por más de una semana. Lo último que quieres es un pie lastimado.

6. MITO: Llevar el dinero justo te obliga a gastar menos. Si tienes la posibilidad de llevar un poco más es ideal, porque nunca sabes cuándo necesitarás hacer un gasto extra. Además de tarjetas de crédito y efectivo, aparta un billete grande en un lugar donde no le pase nada, por si acaso tus cosas se mojan, se pierden o te roban. Nadie quiere pensar en eso, pero puede suceder.

7. REALIDAD: Vas a extrañar tu comida. Especialmente si eres mexicano, por lo que si eres muy intenso y te irás un largo periodo, considera llevar contigo un poco de Tajín o pimiento rojo. La salsa y el chile caducan con más facilidad y deben conservarse al vacío.

8. MITO: Los hostales son del diablo. Seguramente viste la película “Hostal”, pero créeme ¡nada está más lejos de la realidad! Los hostales suelen estar más limpios, bien ubicados y prácticos —sin mencionar baratos— que un hotel. Recuerda la regla de oro de las mamás: ni muy muy, ni tan tan. Algunos hasta tienen WiFi gratuito y desayuno incluido. ¡Lee las reseñas para conocer detalles acerca de la limpieza y ambiente!

9. REALIDAD: Necesitas un plan. Es padrísimo pensar que toda tu aventura la puedes construir sobre la marcha y se vale, pero si es tu primera vez, intenta tener algo trazado y, sobre todo, pagado. En temporada alta todo se llena y no querrás dormir en la calle, y dicho sea de paso, es un mito que puedas dormir en cualquier aeropuerto, algunos cierran durante la noche.

10. MITO: Necesitas de una mochila. Aunque no lo creas, hay muchos países donde resulta más cómodo llevar maleta con rueditas. A mí me pasó en Europa, pero la mochila sí la recomiendo ampliamente para visitar Asia.