Suscríbete:
viernes, 22 de septiembre de 2017

LIBROS AL DESNUDO: ALEJANDRA OMAÑA, LA LECTORA IRRESISTIBLE

Por Jaime Garba

@jaimegarba

Leer: ¿para qué? Hay muchas respuestas, todas con un origen íntimo y que van de la mano con historias personales que hacen del acto de leer algo casi sagrado. Por supuesto, hay lectores por obligación, los que la academia no ha sabido cautivar y quienes se han peleado con la magia de la literatura, pero ya serán seducidos, porque todos caen, no hay quien pueda resistirse a una buena novela, a un gran cuento o un poderoso poema, porque la palabra ha sido desde tiempos inmemoriales la conexión entre las sociedades y entre nosotros mismos: la palabra nos redescubre continuamente, nos devela lo que en verdad somos. Pero conocer orígenes lectores es lo interesante, las rutas que encumbran a los amantes de los libros. Descubrir la génesis de su amor por las letras contagia e inspira. Es por ello que dentro de los perfiles lectores de #LibrosAlDesnudo de Playboy México, presentamos el de la colombiana Alejandra Omaña, la bella y sexy periodista, escritora y actriz porno que cubre todas las áreas que podría enamorar a cualquier lector. Conforme Alejandra nos devela sus secretos lectores (se describe a sí misma como amante del baile y la literatura francesa y confiesa se masturba mientras escribe) he de advertirles que será imposible no enamorarse de ella.

ALEJANDRA OMAÑA

ALEJANDRA OMAÑA

JAIME GARBA: ¿Cómo fue tu acercamiento a la literatura?

ALEJANDRA: No me dejaban salir cuando era niña, así que jugaba con los espacios y objetos de la casa. Había un mueble con los libros que mamá había usado en la escuela y otros sobre religión, entonces pasaba tiempo ahí porque me gustaban los libros como objeto y me gustaba ver las anotaciones que mamá hacía en los bordes de las páginas, ella tenía una letra muy bonita. Un día encontré en el mueble las Profecías del Papa Juan XXIII y las leí. No me podía resistir a “profecías”, me parecía que el término significaba que era prohibido y eso me atraía con locura. Recuerdo que me dieron pesadillas muchas noches, soñaba que caballos con fuego me llevaban al infierno.

JAIME GARBA: ¿Crees que los libros pueden cambiar al mundo?

ALEJANDRA: Las historias pueden hacerlo. Y los libros pueden hacerlo si en ellos hay una gran historia. Mira la Biblia, es un solo libro que ha hecho que se nos joda el mundo.

JAIME GARBA: ¿El lector tiene un compromiso social o moral, o leer debe ser para pasar un buen rato?

ALEJANDRA: Ese es un debate muy antiguo. Creo que los libros son para entretenimiento, pero cada uno decide qué nivel de entretenimiento da a su cabeza. A mí me parece entretenido pensar en cómo funciona el mundo y los libros son buenos con eso. Dicen que cada duda que tengas alguien ya la tuvo y la resolvió a su manera en un artículo o libro.

JAIME GARBA: ¿Leer te hace mejor persona?

ALEJANDRA: Leer mucho te hace hablador. Leer buenos libros te hace silencioso. Las personas silenciosas son mejores personas.

JAIME GARBA: ¿Qué debe tener un autor o un libro para que te atraiga?

ALEJANDRA: Economía de palabras, precisión y sensibilidad. Me gustan los libros cortos, que pueda leer en un día o dos. No confío en mis lecturas de más de una semana, porque cambio de humor muy seguido y eso no me permite ser objetiva.

JAIME GARBA: ¿Qué libro te ha llevado al orgasmo?

ALEJANDRA:  Debería decir que los más grandes y gruesos, pero ya he mencionado que me gustan los libros cortos. Sin embargo, un libro de orgasmos es “Cien años de soledad”, de Gabriel García Márquez. Me ha hecho pensar que el incesto puede ser excitante y puedo pasar por la sexta relectura y seguir sorprendiéndome. Esas dos cosas no me pasan en el sexo.

JAIME GARBA: ¿Tienes algún espacio ideal para leer?

ALEJANDRA:  Mi cama, de noche, con la mano derecha sosteniendo el libro y la izquierda dentro de mis calzones.

JAIME GARBA: ¿Cuál es el último libro que te ha fascinado?

ALEJANDRA: Lo último muy lindo que leí fue “El hombre de la cámara mágica”, del colombiano Pedro Badrán. Es hermosa, es como un álbum de imágenes de la memoria de un viejo hotel cerca al mar. Es sorprendente la capacidad del escritor a la hora de hacer monólogos desde la voz de una mujer. Lo admiro y respeto por eso.

JAIME GARBA: Si tuvieras que llevar un libro al set de filmación, ¿cuál sería?

ALEJANDRA: Incesto, de Anaïs Nin. Lo llevaría si estoy triste. Me serviría para recordar que encontré mi libertad en el sexo y que la libertad me devolvió las ganas de vivir.

JAIME GARBA: ¿Qué libro recomendarías para tener sexo?

ALEJANDRA: Nunca he tenido sexo con un libro, pero sí con algunos escritores. Recomiendo a los escritores más sensibles, de novelas, esos se esmeran por lograr una buena previa.

JAIME GARBA: Tal vez no todos conozcan tu faceta como escritora. ¿Cómo iniciaste en la escritura?

ALEJANDRA:  Me estaba matando la depresión. Papá acababa de morir y yo vivía en la frontera colombo-venezolana, al lado del conflicto armado y el sicariato. Veía gente morir todas las semanas. Necesitaba contarle todo eso a alguien, pero a nadie le asombraba lo que a mí me parecía que estaba mal, así que empecé a escribir todo lo que veía y sentía. Lo hacía y lloraba. Me sentía muy bien cuando terminaba porque explicarle al papel lo que pasaba me ayudaba a comprender un poco mejor mi ambiente. Luego corrí con la suerte de ser publicada en una revista muy importante de Colombia cuando tenía 18 años. Esa fue mi terapia depresiva. Cuando pude pagarme un siquiatra y medicamentos dejé de escribir con tanta frecuencia y le di un giro: empecé a crear historias.

JAIME GARBA: Platícanos de “Relatos de frontera” tu libro reciente, ¿de qué va?

ALEJANDRA: Necesitaba contar lo que vi cuando era niña. Ahí cuento todo lo que pasó con mis vecinos, mis amigos, los papás de mis compañeros de colegio, que vivieron conmigo ese ambiente permeado por el contrabando, el narcotráfico, el paramilitarismo y el sicariato. Son relatos muy cortos. Creo que lo que hice fue describir recuerdos, imágenes precisas. Es un libro de muerte, resignación y nostalgia. Publicarlo fue liberarme de ese pesado pasado.

JAIME GARBA: ¿Tienes algún otro proyecto literario en puerta?

ALEJANDRA:  Sí. Ya quemada la etapa fronteriza me concentraré en una novela. Ya está lista, solo falta empezar a escribirla…

Más sobre Alejandra Omaña en: https://amarantahank.co