GLORIA RODRÍGUEZ: “LO POLÍTICAMENTE CORRECTO ES EL ASESINO DE LA COMEDIA”

La comediante se presenta este miércoles en la mezcalería Los Necios juntoa Hugo Brito y Ana Julia.

POR ARTURO J. FLORES

Es una de las comediantes de stand up más populares, de las primeras mujeres que se atrevieron a tomar un micrófono y una de las que rompen por completo con el estereotipo de belleza que en ocasiones impone la cultura pop. De hecho, ella misma arranca con una punch line poderosa su show: “Soy víctima de la moda. La moda no es una industria como nos han hecho creer… es una pinche secta”.

A ella le ha sucedido lo que a pocos en este disciplina. Que el público le exija contar los chistes que ya sabe. Incluso hizo un show basado en sus grandes éxitos: “Los comediantes siempre estamos preocupados por escribir material nuevo para que la gente no se aburra, pero cuando a mí me pasó que estrenaba material cada semana, la gente quería escuchar los chistes que ya conoce. No me perdonaban que no cantara los hits”.

En todos estos años, ¿qué es lo que más te ha sorprendido de hacer comedia?

Lo que más me sorprende es lo efímera que es. Caduca muy rápido. Te tardas mucho escribiendo material, pero pasa de moda.

¿Será que muchos chistes de stand up se atan demasiado al contexto?

Tiene que ver más con el nuevo orden mundial que han impuesto las redes sociales. Todo es tan rápido que pasa de moda. Si Sienfeld, Chris Rock o Carlin hubieran empezado hoy, quién sabe qué hubiera pasado con ellos. Un meme se repite muchísimas veces. Al mismo tiempo que las redes generan mucho humor, a muchos comediantes nos pasa que construimos un chiste, pero de inmediato vemos algo muy parecido en redes y lo tenemos que desechar.

¿Es la supervivencia el principal reto del comediante?

El gran reto de los standoperos es lograr desprendernos de la comedia de la vieja escuela. Porque los que empezamos hace unos 8 años, seguimos con un pie en la vieja escuela. Por ejemplo, tener que hacer chistes de nuestro físico para que se nos autorice moralmente burlarnos de otras cosas. Sólo en México pasa. Es el único lugar donde lo primero que hace un standopero al subirse, es un chiste contra sí mismo. Lo otro es que necesitamos decir cosas más importantes. Combinarlo con unas buenas risas, pero diciendo cosas que trasciendan.

¿Qué sería importante?

Tomar una postura al respecto de las cosas. Gracias a las redes, vivimos una era de época de odio colectivo donde ser “odiador” es muy redituable. Se comparten memes, pero nadie cuestiona los argumentos que existen detrás del odio al Presidente.

Si se hiciera comedia como las campañas oficiales lo exigen, respetando a todos los sectores vulnerables y minorías, ¿cómo sería esa comedia?

Lo políticamente correcto es el asesino de la comedia. Desde los tiempos de los griegos, la única misión de la comedia es romper el orden, que en el escenario digamos lo que no se puede en otros lados: la verdad y el dolor. En los grupos que mencionamos –gordos, flacos, negros, gays–siempre hay verdad y dolor. Y si la comedia no rompe su orden, no cumple su trabajo. Los comediantes deberíamos resistirnos a la tentación de quedar bien con nadie.

Tú coordinaste, entre otros taller, uno de stand up para mujeres, ¿por qué?

A partir de la una grabación para Comedy Central, descubrí que sólo el 5% de los inscritos eran mujeres. No tengo problemas de género, pero sí me pareció una cifra preocupante. Por lo que armé un taller con standoperas para hacer un frente.

¿Crees que las mujeres hacen una comedia distinta a la de los hombres?

Es indistinta del sexo, porque la comedia tiene un origen muy claro. Lo que la hace diferente es el acercamiento. Aunque las mujeres se acercan de otras formas diferentes a los de los hombres, el resultado es el mismo. Podemos ser igual de graciosas que ellos.

Los Necios Mezcalería

(Michoacán 133, col. Condesa)

200 pesos

Incluye una cerveza