Suscríbete:
jueves, 27 de julio de 2017

TRES MIL AÑOS NOS CONTEMPLAN

UN VISTAZO A LOS ASTROS QUE REGULAN NUESTRA EXISTENCIA. SEGURAMENTE TE SORPRENDERÁ SABER QUE AQUELLO QUE TE HAN DICHO DESDE NIÑO, NO ES DEL TODO CIERTO.

MI PADRE fue un apasionado de la Astronomía. Gracias a él le profeso un especial amor al cielo. Juntos solíamos salir de noche a echar una mirada envuelta en sueños: “Mira las estrellas… Ése es Venus, el rojizo es Marte. Allá está Júpiter, la Luna pasa en menguante. Ésa es Sirio. Aquella estrella es Betelgeuse”… Así podía estar horas.

Con sólo ver al firmamento se iluminaba su mirada. Siempre me dio la sensación que hablaba con tanto aplomo de las estrellas, porque venía de ellas. Y dicho sea de paso, a ellas volvió en un viaje que seguro estoy, anhelaba.

Digo esto porque hace meses, un grupo de parejas, mi Dore y yo nos juntamos eventualmente en Valle de Bravo, con la idea de que un entrañable amigo-hermano, Octavio Horcasitas, nos dé clases de Astronomía, acompañado de un telescopio que a la sazón fue de mi padre.

Nos explicó que los signos del zodiaco han cambiado.

Resulta que cuando las constelaciones fueron observadas y descritas hace 3 000 años por los babilonios, eran 12 las clasificadas desde la visión que les regalaba el firmamento en la posición en la que la Tierra estaba en ese tiempo.

Hoy las cosas han cambiado.
¿Por qué?
Muy sencillo. Con tanto tiempo transcurrido, nuestro sistema solar se ha desplazado con respecto a su ubicación en la Vía Láctea.

Nos movemos a 1 600 km/h en rotación, lo que nos da el día y la noche.

Vamos a 108 000 km/h alrededor del Sol, lo que nos lleva un año.

Como dato curioso, el sistema solar, entiéndase por este al Sol, conjuntamente con sus planetas, satélites, asteroides, cometas, y otros cuerpos que lo acompañan, se tarda 250 millones de años en darle la vuelta al centro de la Vía Láctea. Esto nos indica que la Tierra, desde su formación (4 500 millones de años) le ha dado 18 giros a la increíble velocidad de 960 000 km/h.

Esto hace que hoy haya cambiado nuestro vecindario, lo que provocó que ahora, en vez de doce constelaciones en el firmamento, acabáramos viendo trece, con la incorporación de ofiuco, lo que tiene un significado que para algunos será importante, ya que los nacidos entre el 29 de noviembre y el 19 de diciembre, ya no son Sagitario. Yo —por ejemplo— ya soy Ofiuco, hijo de Zeus, destinado a “dominar a la serpiente”.

Al darle cabida a un decimotercer signo, los astrónomos lo tienen perfectamente claro; los que no tocan el tema son los astrólogos.

Este desfase implica que tu signo, aquél que has creído que eres toda tu vida, probablemente haya cambiado.

Anexo en esta reflexión el nuevo calendario zodiacal.

Es probable que como a mí, a ti querido lector, también te guste mirar al firmamento. Este hermoso escenario inexplicable donde vivimos. Un pequeño lucero insignificante que siendo nuestro hogar, viaja en el infinito en un marco eterno; que, por cierto, algún día tendrá un final.

 

Aries 19 de abril al 13 de mayo

Tauro 14 de mayo al 19 de junio

Geminis 20 de junio al 20 de julio

Cáncer 21 de julio al 9 de agosto

Leo 10 de agosto al 15 de septiembre

Virgo 16 de septiembre al 30 de octubre

Libra 31 de octubre al 22 de noviembre

Escorpión 23 de noviembre al 29 de noviembre

Ofiuco 30 de noviembre al 17 de diciembre

Sagitario 18 de diciembre al 8 de enero

Capricornio 9 de enero al 15 de febrero

Acuario 16 de febrero al 11 de marzo

Piscis 12 de marzo al 18 de abril

¡Sorpresa!