Suscríbete:
martes, 25 de abril de 2017

COBB BRILLA EN PALIZA DE EMPACADORES A LOS GIGANTES

EXCELSIOR/NOTIMEX

GREEN BAY

REUTERS

REUTERS

Empacadores de Green Bay se recuperó de un inicio lento para imponerse por paliza de 38-13 a Gigantes de Nueva York, en duelo por la ronda de comodines de la postemporada 2016 de la Liga Nacional de Futbol Americano, disputado en el Lambeau Field de esta ciudad.

Empacadores estuvo abajo por 6-0 a la mitad del segundo cuarto, pero luego borró de la cancha a Gigantes para sacar la victoria y comprar su boleto a Texas, donde enfrentará a Vaqueros de Dallas en el AT&T Stadium, en duelo por la ronda de comodines.

La dupla del pasador Aaron Rodgers y el receptor Randall Cobb fue la piedra angular del triunfo local, al combinarse tres veces en las diagonales, con pases de 42 yardas en el segundo cuarto, de 30 en el segundo y de 16 en el tercero.

Los demás puntos de Green Bay fueron otro pase de Rodgers, de cinco yd con Devante Adams en el segundo episodio, y acarreo de una yarda del corredor de poder Aaron Ripkowski en el cuarto, además de gol de campo de 32 de Matt Crosby.

Por Gigantes, el pateador Robbie Gould con ejecuciones acertadas de 26 y 40 yardas, así como combinación de 41 entre el quarterback Eli Manning y el receptor Tavarres King fueron las responsables de los puntos.

Pese a estar en su propio terruño a Green Bay le costó trabajo asentarse en el emparrillado, mientras Nueva York tomaba control del ovoide y del reloj, aunque todo este dominio apenas le alcanzó para sacar tres puntos, con gol de campo de 26 yardas de Robbie Gould, que los ponía adelante 3-0.

Gigantes tenía total dominio del juego, tanto a la defensiva, al mantener a Rodgers bajo control con constantes cargas de los apoyadores, como a la ofensiva, con Manning usando todas las armas a su disposición para ganar yardas que, no obstante, no se reflejaban en el marcador.

Así las cosas, tuvo que ser Gould el que le imprimiera movimiento a los cartones, con un nuevo gol de campo, ahora de 40 yardas, que duplicaba la ventaja de los neoyorquinos recién pasada la mitad del segundo episodio.

No obstante, un mal despeje de Brad Wing, que estuvo errático todo el partido, dejó a Green Bay en la 45 de territorio rival, desde donde Rodgers fabricó par de engarces con Adams el primero de 31 yardas y el segundo de 45 en las diagonales, que los dejó adelante 7-6 con 2:32 por jugarse en la primera mitad.

Enseguida, la defensa local forzó a Nueva York a entregar el ovoide en solo 42 segundos, con lo cual dejaba su ofensiva con la “misión imposible” de anotar en 1:38 minutos, lo cual consiguió con una atrapada casi milagrosa de Cobb en las diagonales, tras un “ave maría” de 42 yd de Rodgers que puso el 14-6 al medio tiempo.

El tercer cuarto empezó cerrado, otra vez dominado por las defensivas, no obstante, el tono cambió cuando el entrenador en jefe de los locales, Mike McCarthy, decidió jugársela en cuarta y centímetros en su yarda 40, pero el corredor Ty Montgomery fue detenido detrás de la línea de golpeo.

Luego del intento fallido, parecía que Green Bay podía crecerse y detener a Nueva York sin puntos, no obstante, una distracción de su defensiva secundaria permitió que Manning conectara de larga distancia con King, quien convirtió un envío profundo en touchdown de 41 yardas que los acercaba a 13-14.

El festejo le duró poco a la gente de Ben McAdoo que recibió 24 puntos sin respuesta en la segunda mitad, empezando por un nuevo engarce entre Rodgers y Cobb, de 30 yd para touchdown, y gol de campo de 32 de Crosby, para que el tercer episodio cerrara con un 24-13 para los de casa.

Los locales, disminuidos con la lesión de Nelson, sentenciaron el duelo en su primera posesión del cuarto rollo, en la que Rodgers soltó un “escopetazo” de 16 yardas que Cobb bajó en la zona de anotación sobre la marca del profundo, para ampliar la ventaja a un 31-13 que parecía lapidario.

Y Nueva York se derrumbó por completo en el cierre del encuentro, cuando Manning soltó el ovoide, el cual fue recuperado por Green Bay y éste lo capitalizó con anotación terrestre de una yarda del corredor de poder Aaron Ripkowski, con el 38-13 que fue el último clavo en el ataúd de los visitantes.

Del lado local, Aaron Rodgers completó 25 pases en 40 intentos, con ganancia de 362 yardas y cuatro envíos de anotación, en tanto por la visita, Eli Manning completó 23 de 44 con 299 yd de ganancia, un touchdown y uno interceptado.

Nota publicada con autorización de Excelsior*

captura-de-pantalla-2017-01-09-a-las-11-15-16